Cuestionan aumento de control de Telefónica sobre Telecom Italia

El acuerdo que prevé elevar la participación de la sociedad española Telefónica en el control de Telecom Italia "pone en peligro la seguridad nacional", advirtió hoy el presidente del Comité Parlamentario para la Seguridad de la República (Copasir), Giacomo Stuchi.

"La cesión del control de Telecom Italia a los españoles de Telefónica pone en serios problemas a la seguridad nacional, debido a que la red de Telecom es la estructura más delicada del país, a través de la cual pasan todas las comunicaciones de los ciudadanos italianos, incluidas las más reservadas", declaró Stucchi.

El parlamentario, miembro de la Liga del Norte, anunció que pedirá al responsable de los servicios de seguridad, Giampiero Massolo, informar sobre los riesgos de la operación.

La víspera fue dado a conocer el acuerdo por el que Telefónica podrá aumentar hasta el 70 por ciento su participación en Telco, la sociedad que es la primera accionista de Telecom Italia.

Pero el anuncio ha causado una tormenta política en Italia, con acusaciones de que el país se ha puesto en liquidación "al mejor postor".

La secretaria general de la Confederación General Italiana de Trabajadores (Cgil, la principal central gremial del país), Susanna Camusso, denunció "la venta de las grandes empresas al mejor postor, sin ninguna idea de política industrial, ni de integración, ni de los efectos sobre el sistema productivo y la ocupación".

En el mismo sentido se manifestó Luigi Angeletti, secretario general de la UIL, el tercer sindicato del país, para quien la operación Telecom Italia "tendrá efectos negativos en el empleo".

Por ello las principales centrales gremiales del país pidieron una reunión urgente con el primer ministro, Enrico Letta, y denunciaron la venta "a extranjeros" de una empresa estratégica, sin que se haya dado antes una discusión pública sobre la conveniencia de la operación.

Por su parte, tanto los partidos de la coalición gobernante, como los de la oposición pidieron que miembros del gobierno comparezcan inmediatamente ante el Parlamento para explicar la cuestión.

"Después del desastre de Telecom es necesario hacer un balance de las privatizaciones, pues Italia tenía una empresa pública que fue regalada a empresarios italianos que la han saqueado y ahora la regalan a inversionistas extranjeros", dijo el secretario general del Partido Refundación Comunista, Paolo Ferrero.

Sin embargo, la cesión de Telecom Italia a Telefónica podría complicarse debido a que para ser concretada se requiere el visto bueno de los países en los que ambas compañías están presentes, principalmente Brasil y Argentina.

El presidente de Telecom Italia, Franco Bernabé, rechazó disminuir la presencia de esa sociedad en América Latina, considerada un mercado estratégico.

En particular, la operación podría ser cuestionada por la autoridad antimonopolio de Brasil, donde Telecom controla TIM Brasil y Telefónica a la empresa Vivo.