Piden al Senado apoyo para hacer ajustes presupuestales

El vicecoordinador general del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) José María Martínez Martínez, pidió al Senado de la República dar todo el respaldo al Gobierno Federal para hacer los ajustes presupuestales necesarios, para destinar recursos a la reconstrucción de las casas, escuelas, carreteras y comunidades que fueron afectados por "Manuel" e "Ingrid".

También solicitó que se realice una investigación para saber por qué no se hizo caso a las alertas que en tiempo y forma emitió el Sistema Meteorológico Nacional, donde se advertían de los riesgos por las lluvias.

Dijo en entrevista que el Senado debe otorgar su respaldo al Gobierno Federal para que realice los ajustes presupuestales necesarios en el presente ejercicio fiscal y en 2014, con el objetivo de reconstruir las comunidades más afectadas, de los 371 municipios en 24 estados que sufrieron las consecuencias de los fenómenos meteorológicos recientes.

"El Senado de la República debe dar su total respaldo al Ejecutivo Federal, en los deberes que hoy le implican la reconstrucción de gran parte de nuestro país, pero no se trata sólo de obras de infraestructura, sino también de aliento, esperanza y certidumbre para los mexicanos que han sufrido pérdidas económicas y familiares", apuntó el legislador por Jalisco.

El senador panista dijo que al tiempo que se otorgue la ayuda de inmediato a las comunidades afectadas, también es importante que el Gobierno Federal investigue e informe al Senado de la República, sobre "la falta de atención" a la alerta que fue enviada por el Sistema Meteorológico Nacional para evacuar algunas comunidades que estaban en riesgo por los huracanes.

"En términos humanitarios, los costos son enormes: miles de familias se quedaron sin nada y la mayoría de los afectados no tienen alimentos ni agua potable; las alertas ante brotes epidemiológicos están ya en su fase más peligrosa y no hay manera de atender a todas las comunidades al mismo tiempo, por lo que es urgente llevar la ayuda a todos los lugares afectados", aseveró el vicecoordinador General del GPPAN en el Senado.

José María Martínez recordó que de acuerdo a información de diversas instituciones, el Sistema Meteorológico Nacional publicó desde el 10 de abril pasado, su pronóstico de la Temporada de Ciclones 2013, y con una proyección a largo plazo de la temporada de huracanes en el Atlántico se estimó la formación de aproximadamente 18 ciclones tropicales con nombre, de los cuales 9 alcanzarían la categoría de tormentas tropicales, 5 huracanes moderados (categorías 1 ó 2 en la Escala de Saffir-Simpson) y 4 huracanes intensos (categorías 3, 4 ó 5).

Entre lo que pronosticaron los meteorólogos, se encontraban incluidos "Ingrid" y" Manuel", sin embargo, señala el senador, "fue hasta el 11 de septiembre que se anunció la llegada de estos dos fenómenos naturales y los daños que podrían causar, aunque se hizo oficial hasta el día 13 de septiembre, pero al parecer, los estados no hicieron caso de este aviso y no tomaron acciones para disminuir los daños materiales y humanos".

Por ello, Martínez Martínez señaló que son lamentables las consecuencias de los fenómenos meteorológicos, "pero es aún más lamentable que ante esta situación que vivimos año con año - "Paulina", "Gilberto", "Kenna", "Emily" -, no haya todavía mecanismos ni estrategias oficiales que ayuden a minimizar los daños materiales y humanos".

En este sentido, el senador hizo un llamado al Gobierno Federal para dar cumplimiento a los artículos segundo y décimo transitorios de la Ley General de Protección Civil, publicada en junio del año pasado, donde se establece la obligación del Ejecutivo de publicar el Reglamento respectivo y los lineamientos para que los Estados y el Distrito Federal "puedan acceder a los recursos" establecidos por la misma ley.

En este sentido, dijo que los gobiernos estatales "deben ser más responsables y actuar a tiempo", para que la sociedad pueda desarrollar medidas que permitan tener mayor certeza de que estarán más seguras en un refugio temporal y no en sus casas; o que sepan que sus propiedades serán rehabilitadas si sufren algún daño y tienen la necesidad de abandonarlas mientras pasan los huracanes.

Señaló que los remanentes de las tormentas han provocado excesivas pérdidas en lo económico, social y humano, mientras que los fenómenos meteorológicos comienzan a disiparse, para abrir paso a un nuevo reto para el gobierno: la reconstrucción de las comunidades afectadas.

Finalmente, propuso que una de las medidas que pueden tomarse ante la emergencia, es reconducir el recurso no ejercido en diversas dependencias del Gobierno Federal, y asignarlos para beneficio de los miles de damnificados por estos fenómenos meteorológicos y para la reconstrucción de sus casas, las escuelas y carreteras que quedaron destruidas por los deslaves y desbordamientos de ríos que se suscitaron.