Pide Panamá a ONU pronunciarse sobre armas cubanas en barco norcoreano

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, pidió hoy al Consejo de Seguridad de la ONU pronunciarse sobre las armas de Cuba no declaradas halladas en un barco de Corea del Norte y descartó problemas con esos países.

"No vengo a demandar acción alguna contra los países involucrados simplemente Panamá aspira y solicita el reconocimiento de que su actuación se fundamento en el deseo de cumplir" con el derecho internacional", dijo Martinelli.

Durante su intervención ante la 68 asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el mandatario panameño se refirió al barco "Chong Chon Gang", detenido por Panamá en julio pasado por sospechas de transportar drogas.

"Luego del arresto se descubre que escondida bajo más de 200 toneladas de azúcar cruda, iba oculta una enorme cantidad de armas y equipos bélicos que por definición y destino violan de manera clara los mandatos del Consejo de Seguridad de esta organización", dijo.

El gobierno cubano admitió que las armas eran de su propiedad y que eran enviadas a Corea del Norte para su reparación.

El gobernante explicó que un panel de expertos visitó Panamá en agosto pasado para inspeccionar las armas y determinar si se violó o no las resoluciones emitidas contra Corea del Norte en lo relacionado con las armas.

"Los panameños cumplimos con nuestro deber y ahora está organización debe cumplir con el suyo (de emitir su informe) en momentos en que el imperio del derecho es la única vía para solucionar los delicados problemas que amenazan la convivencia pacífica", advirtió.

Además manifestó que su país respetará el resultado de las investigaciones y aclaró que "Panamá no tiene problema con los estados involucrados en este asunto por lo que tampoco es un tema bilateral a solucionar".

En otro tema, el presidente panameño condenó la violencia en Siria y el supuesto uso de armas químicas contra la población civil.

"Compartimos el criterio de que tales actos constituyen un crimen de lesa humanidad y que deben ser castigados de acuerdo con la normativa internacional vigente", dijo el mandatario al también llamar al Consejo de Seguridad a hacer cumplir las normas.

Durante su discurso, el último como gobernante ante ese foro, Martinelli destacó que se han con algunas metas de los objetivos del milenio, a 2015, y se pronunció porque surja otro compromiso mundial por erradicar la pobreza extrema.

"Nada de lo que hablemos será efectivo si no forjamos una alianza mundial; necesitamos un nuevo espíritu de responsabilidad mutua", manifestó Martinelli, quien también enumeró varios logros de su administración.