Se acogen cubanos a Ley Migratoria de Raúl Castro

Más de 180 mil cubanos viajaron al exterior desde que entró en vigor hace ocho meses la nueva Ley Migratoria que eliminó el permiso de salida, la carta de invitación y otros engorrosos trámites.

A la vez, según informaron autoridades de inmigración, mil 900 cubanos emigrados solicitaron establecer de nueva cuenta su residencia en Cuba, que abandonaron por diversos motivos.

Un reportaje de la televisión estatal, en su nueva sección "Cuba dice", indicó que se desarrollan con "normalidad y aceptación interna" las nuevas medidas migratorias aprobada por el gobierno del presidente Raúl Castro.

Los reporteros del medios estatal entrevistaron a varios ciudadanos, a la salida de consulados extranjeros en La Habana, quienes se quejaron de las duras medidas aplicadas por la mayoría de ellos para conceder visa a los solicitantes.

El segundo jefe de Inmigración y Extranjería del Ministerio del Interior, Lamberto Fraga, explicó que el promedio de estancia fuera de la isla fue de un mes, aunque se amplió de 11 a 24 meses el tiempo en que un cubano puede permanecer en el exterior.

Sobre el regreso de personas que abandonaron la isla caribeña, Fraga dijo que se está tomando en cuenta la voluntad de la persona de residir en Cuba, y aclaró que aunque vuelvan a vivir en la isla "no significa que no puedan viajar al exterior ni que tengan que renunciar a su residencia en otro país".

De acuerdo con "Cuba dice", un programa que aborda temas antes considerados "tabú" en los medios oficiales, 182 mil 799 isleños han viajado a otros países desde enero pasado a la luz de la reforma migratoria reclamada desde hace años.

Según la normativa, ahora sólo es necesario tener pasaporte actualizado y legalizado, visa del país receptor y boleto aéreo, para cumplir un sueño acariciado durante décadas por generaciones de cubanos.

Sin embargo, varios países han endurecido los requisitos para otorgarles una visa, alegando la posibilidad de que se conviertan en emigrantes definitivos, sumándose a los casi dos millones de cubanos que residen en otros países, en especial Estados Unidos.

El gobierno de Ecuador fue más lejos y anunció el 15 de enero pasado (un día después de que Cuba abolió ese requisito) que solicitará una carta de invitación a los cubanos que deseen ingresar a ese país.