Revela estudio declive de industria europea durante la crisis

La industria de la Unión Europea (UE) está en declive y su peso en el conjunto de la economía ha caído hasta 15.1 por ciento este año frente a 16.4 por ciento en 2007, un año antes del inicio de la crisis.

Según un informe sobre la competitividad industrial publicado en Bruselas por la Comisión Europea (CE), esa situación se debe al incremento generalizado en los costes de la energía, dificultad de acceso la financiación y descenso de la inversión en casi todos los países de la UE.

El documento de 187 páginas también critica el exceso de burocracia y la falta de "conexión entre la enseñanza y el mundo empresarial", que priva a las industrias de profesionales con las capacidades adecuadas.

La participación de la producción manufacturera de la UE a escala mundial "ha ido disminuyendo constantemente, mientras que en China no ha cesado de aumentar", afirmó.

Europa también está quedando atrás de algunos de sus más importantes competidores, como Estados Unidos y Japón.

Bruselas advierte del impacto de esa desindustrialización sobre el conjunto de la economía europea y, en consecuencia, sobre el empleo: desde 2008 la industria europea ha destruido más de 3.8 millones de puestos de trabajo.

"La industria es el origen del 80 por ciento de la innovación privada y de las tres cuartas partes de las exportaciones, y el papel que desempeña en la creación de puestos de trabajo es fundamental", afirmó en rueda de prensa el comisario europeo de Industria, Antonio Tajani.

"Cuando la industria manufacturera se ve en dificultades, las repercusiones son muy negativas para el sector de los servicios y para la economía y el empleo en su conjunto", agregó.

El estudio sitúa a Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Holanda, Reino Unido y Suecia como países con buen rendimiento en todas las áreas de la competitividad.

Calificado como de rendimiento moderado, Chipre, Grecia, Italia, Malta, Portugal y Eslovenia tienen un buen rendimiento en algunas áreas, pero se enfrenta a dificultades en otras.

Los demás miembros europeos "se enfrentan a grandes desafíos en muchas áreas, pero van mejorando rápidamente", afirmó la CE.