Cumple Ted Cruz maratón legislativo contra Obamacare

El senador cubano americano de Texas, Ted Cruz, cumplió hoy más de 16 horas hablando desde la tribuna de la Cámara Alta, en un intento por apuntalar una iniciativa de los conservadores para socavar la ley de salud conocida como Obamacare.

Cruz, miembro de Partido del Té, desafió a los líderes del Partido Republicanos para encabezar una cruzada personal en busca de evitar que el Senado restablezca los fondos para la ley de salud que fueron eliminados la semana pasada por la Cámara de Representantes.

"Muchos miembros de está Cámara no han aparecido para la batalla", señaló Cruz ante un recinto semivacío, salvo por la presencia de personal de apoyo del Senado. "Obamacare es el mayor asesino de empleos en este país".

Cruz se mantuvo de pie y hablando frente al micrófono durante toda la noche a fin de mantener vigente su intervención parlamentaria. Incapaz de hablar sólo de Obamacare, disertó de los asuntos más disímbolos, incluida la Segunda Guerra Mundial y la ofensiva nazi.

Al cabo de más de 16 horas de su monólogo parlamentario, que incluyó apenas las intervenciones de un par de demócratas para cuestionarlo, Cruz fue apoyado temporalmente por otro favorito del Partido del Té, el senador cubano americano de Florida, Marco Rubio.

Pero la cruzada personal de Cruz para evitar un voto, quien se ha convertido en el ícono del sector más radical de los conservadores, tiene nulas probabilidades de tener éxito toda vez que no cuenta con el apoyo del líder republicano Mitch McConnell.

McConnell y otros líderes conservadores coinciden que condicionar el presupuesto del gobierno a anular los fondos de Obamacare tendrá un costo político mayor para los republicanos que para los demócratas.

El líder de la mayoría demócrata Harry Reid programó para las 13:00 horas locales el voto de una resolución que mantiene abierto el gobierno y restablece los fondos para Obamacare eliminados la semana pasada por la Cámara de Representantes.

La resolución aprobada por los republicanos de la Cámara Baja extendió la operación del gobierno hasta el 15 de diciembre, a condición de anular los fondos para Obamacare.

Pero la Ley de Salud Asequible es vista como la pieza legislativa más importante de la presidencia de Obama, por lo que no existe posibilidad real de que sea aprobada por el Senado de mayoría demócrata o promulgada por el presidente.

La postura de los republicanos podría resultar por ello en una parálisis del gobierno federal, debido a la ausencia de fondos presupuestales aprobados por el Congreso, a partir del primero de octubre, que marca el inicio del año fiscal 2014.

Republicanos moderados como John McCain y Karl Rove han cuestionado la estrategia de confrontación de los conservadores más radicales.

Encuestas muestran que el público culparía a los republicanos, no a la Casa Blanca, de una paralización del gobierno, como ocurrió en una confrontación similar contra Bill Clinton en 1995 y cuyo desenlace fue la derrota electoral de los conservadores en 1996.