Suspenderá UE embargo a exportaciones de diamantes de Zimbabue

La Unión Europea levantará el embargo a las exportaciones de diamantes de la mineradora estatal de Zimbabue, pese a las sospechas de que ha ayudado a financiar los fraudes en la reelección del presidente Robert Mugabe, el pasado 31 de julio.

La decisión fue tomada anoche por unanimidad por los 28 países de la Unión Europea (UE) y comunicada este miércoles por el gobierno de Bélgica, su principal defensor.

El ministro belga de Asuntos Exteriores, Didier Reynders, afirmó que la iniciativa "permitirá aumentar la transparencia en el comercio de diamantes procedentes de Zimbabue al autorizar su exportación hacia Amberes".

La ciudad belga, por donde circula 84 por ciento de la producción mundial de esa piedra preciosa, "ofrece las mayores garantías de transparencia y de respecto a las reglas de certificación", aseguró el canciller Reynders en un comunicado.

"El deseo de la UE es que el producto de la venta de esos diamantes pueda servir al desarrollo y al bienestar del pueblo de Zimbabue", sostuvo.

Tras la suspensión de las sanciones, la Corporación de Desarrollo Minero de Zimbabue (ZMDC) podrá volver a comerciar con la UE y tendrá sus activos en territorio europeo desbloqueados.

Reynders explicó que los Veintiocho han tenido en cuenta la vuelta de Zimbabue al mecanismo del Proceso de Kimberley de Certificación, un organismo internacional patrocinado por las Naciones Unidas (ONU), con el objetivo de impedir el comercio ilegal de diamantes para la financiación de conflictos.

Asimismo, el canciller belga consideró que ZMDC no ha participado en la financiación de la última campaña electoral, aunque reconoció que los observadores de los comicios han denunciado "determinadas irregularidades".

La suspensión del embargo no prejuzga la evaluación que la UE hará del "carácter libre y transparente" del proceso electoral en Zimbabue con base en el informe final de los observadores de la Unión Africana, afirmó Reynders.

La UE mantiene una batería de sanciones contra 112 personalidades de Zimbabue, entre ellas el presidente Mugabe, que lleva 33 años en el poder, acusadas de fomentar la violencia y las brechas en la democracia en el país.