Condenan en China a un hombre a pena de muerte por matar a una niña

Un hombre que mató a una niña de dos años de edad, después de protagonizar un altercado con la madre de la menor por estacionar su automóvil, fue condenado hoy a muerte por un tribunal de Pekín.

Han Lei, de 39 años, tomó a la niña de su carreola y la arrojó al suelo en el distrito de Daxing el 23 de julio pasado, después de discutir con la madre de la menor porque le obstruyó el paso para estacionarse.

Han se dio a la fuga, pero fue capturado al día siguiente, sin embargo la niña quedó gravemente herida y murió días después cuando era atendida en un centro médico local.

Documentos del tribunal popular intermedio número Uno de Pekin indican que Han fue encontrado culpable de homicido intencional de la niña de dos años que falleció por un daño cerebral masivo.

El tribunal condenó a su amigo Li Ming, quien ayudó a Han a escapar después del incidente, a cinco años de cárcel.

De acuerdo con la versión que se escuchó durante las audiencias del caso que empezaron el pasado 16 de septiembre, Han y Li decidieron ir en coche a un bar de karaoke después de una cena con varias personas.

Incapaz de encontrar un espacio de estacionamiento, intentaron aparcar en una parada de autobús, donde una mujer, también de apellido Li, estaba esperando el transporte junto con su hija de dos años y 10 meses de edad.

El altercado comenzó cuando Han acusó a la madre de bloquear la ruta del coche con la carreola del bebé. El tribunal escuchó cómo Han golpeó a la madre y luego procedió a lanzar a la menor de su cochecito.

El tribunal rechazó la defensa de Li de que había estado ebrio en el momento del ataque, diciendo que su estado mental era "estable" a pesar de beber antes de la cena.

Los fiscales recomendaron que Han, quien cometió el crimen a casi un año de haber sido sido liberado de la cárcel, fuera sentenciado a la pena de muerte.

En 1996, el acusado había sido sentenciado a cadena perpetua por robo, pero el año pasado el tribunal que le condenó decidió concederle la libertad por buen comportamiento.