Divide opiniones transformación de Unidad de Fiscalización del IFE

Consejeros electorales dividieron opiniones en torno a la propuesta de reforma político-electoral que presentaron por separado el PAN y PRD, que plantea restarle autonomía a la Unidad de Fiscalización del IFE y regresar esas tareas a una comisión de consejeros.

En entrevista, el consejero Benito Nacif calificó de "atinado" el planteamiento con miras a perfeccionar el trabajo que realiza esa Unidad de Fiscalización, de los recursos de los partidos políticos del Instituto Federal Electoral (IFE).

Ello porque entre otras cosas, propone que una comisión de consejeros sirva como vínculo entre el Consejo General y la Unidad de Fiscalización del órgano electoral.

"La unidad necesita vincularse de una manera más efectiva al Consejo General, que es el órgano máximo que toma las decisiones, y me parece que la propuesta de que exista una comisión de consejeros que sirva como vínculo entre el Consejo General y la Unidad de Fiscalización, es una propuesta atinada", opinó.

Nacif Hernández planteó incluso que "puede ser que en vez de una Unidad de Fiscalización se convierta en una Dirección Ejecutiva, como las otras que existen en el IFE".

Para el consejero Lorenzo Córdova Vianello, se debe hacer un balance de los pros y contras del modelo actual de fiscalización, que permita su fortalecimiento antes de pensar en su desaparición o en conformar una comisión de consejeros.

"No estoy convencido, lo digo con todo respeto y con toda la deferencia a los partidos políticos y a los legisladores. No creo que regresar al modelo de la Comisión de Fiscalización sea el mejor mecanismo", expuso.

En este marco su homólogo Francisco Javier Guerrero consideró un retroceso eliminar la autonomía de la Unidad de Fiscalización y "ceder" nuevamente a los consejeros electorales el control de los procesos de fiscalización, pues se correría el riesgo de politizar la discusión del tema.

Indicó que entre las virtudes que dejó la reforma electoral 2007-2008 "fue dejar en manos de un grupo de especialistas el tema de la revisión de recursos y, regresar este tema a manos de un grupo de consejeros creo que puede ser muy peligroso, porque genera la posibilidad de politizar la discusión de los recursos financieros".

Aún más, puntualizó que "yo vería en ese proceso un retroceso. A mí me parece que hay muchas modificaciones que se pueden hacer al modelo de fiscalización, es interesante por ejemplo el hecho de que el rebase de topes pueda ser una causal de nulidad, pero no me parece adecuado que se regrese otra vez el control a estos grupos de notables".

En tanto la consejera María Marván se pronunció por un modelo mixto de fiscalización, en lugar de regresar a uno viejo y poner límites a la autonomía de la unidad en la materia, en donde ésta realice la parte técnica y los consejeros colaboren en la construcción de criterios.

"Creo que regresar al viejo modelo no sería una buena idea, sería crear un camino intermedio, que sería delimitar claramente cuál es la facultad del Consejo General y cuál la de la Unidad de Fiscalización, ponerle límites a esa autonomía", resaltó Marván Laborde.

En torno a la desaparición de los institutos locales para dar paso a la creación del Instituto Nacional Electoral (INE) y una legislación única en la materia, Guerrero Aguirre y Marván Laborde se pronunciaron por aprovechar la experiencia de los 32 organismos estatales.