No hay cabida en Irán para las armas nucleares: Ruhaní

El presidente de Irán, Hasán Ruhaní, declaró hoy ante la Asamblea General de la ONU que en su país no hay cabida para las armas nucleares ni para ninguna clase de armamento de destrucción masiva.

"Las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva no tienen lugar en la doctrina de seguridad y defensa de Irán, y contradicen nuestras fundamentales convicciones éticas y religiosas", afirmó Ruhaní.

Agregó, "de manera abierta y sin ambigüedades", que el programa nuclear de Irán persigue sólo fines pacíficos, aunque otros países mantengan una posición distinta respecto de su propio poderío nuclear.

Destacó también que de acuerdo con el propio interés nacional iraní, es "imperativo remover todas y cada una de las razonables preocupaciones acerca de nuestro programa nuclear con fines pacíficos".

Aseveró sin embargo que su país tiene derecho a desarrollar energía nuclear con fines industriales, y que de hecho ya son capaces de emplear esta tecnología, por lo que las sanciones dirigidas contra su gobierno resultan poco efectivas.

El discurso de Ruhaní, desafiante hacia Estados Unidos y los valores de Occidente, reiteró en un par de ocasiones que el mundo ha superado "los juegos de suma cero" en los que sólo hay un ganador absoluto.

El mandatario consideró que las expresiones de "islamofobia" e "iranofobia" representan una verdadera amenaza para la paz y la seguridad mundial, y propuso crear un diálogo internacional basado en la tolerancia y el respeto.

Ruhaní recordó a su antecesor, Mahmud Ahmadineyad, aunque su discurso fue bastante más breve y siguió la pauta que tenía preparada de antemano, y evitó referirse a Israel o hacer declaraciones antisemitas.

Pese a la diferencia en el tono, docenas de personas se manifestaron contra el gobierno de Irán afuera del edificio de la ONU, en Nueva York, entre ellas el ex alcalde de la ciudad, Rudolph Giuliani, y el ex representante permanente de Estados Unidos en la ONU, John Bolton.