Exhorta Senado a explicar protocolos de actuación ante lluvias

El Senado exhortó al Ejecutivo federal a explicar cuáles fueron los protocolos de actuación instrumentados por la Secretaría de Gobernación para alertar y proteger a la población antes, durante y después de la situación de emergencia por los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel en diversos estados del país.

Durante la sesión ordinaria y en medio de un debate entre todas las bancadas por la actuación de autoridades federales y estatales ante tal emergencia, se avaló solicitar al gobierno federal que se indique las medidas y procedimientos utilizados para identificar, analizar, evaluar y reducir los riesgos.

También, solicitó a la Secretaría de Gobernación que una vez que reciba la información exacta de los municipios afectados proceda a emitir la declaratoria de emergencia y libere los recursos del Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden).

Asimismo le pidió que, a través de la Coordinación General del Servicio Meteorológico Nacional y la Coordinación General de Protección Civil, reporte cuáles fueron las medidas adoptadas para alertar y proteger a la población de las lluvias presentadas los días 13, 14 y 15 de septiembre.

Los senadores también exhortaron a las secretarías de Estado competentes para que impulsen y financien programas especiales, a fin de atender las necesidades alimenticias, de abrigo, empleo temporal y de salud de las personas que resultaron afectadas en las diversas entidades de la República.

Así, a las secretarías de Salud federal y de los estados afectados, los llamó a redoblar esfuerzos interinstitucionales para impulsar medidas sanitarias que eviten epidemias y enfermedades que se puedan derivar del desastre natural ocurrido.

El Senado de la República también requirió a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) un informe que permita conocer cuáles fueron las medidas que adoptó para alertar y proteger a la población de los fenómenos climatológicos Manuel, en el Pacífico, e Ingrid en el Golfo de México.

Por el PRI, el senador Héctor Yunes Landa afirmó que se enfrentó un fenómeno natural atípico que resultó difícil de controlar, pero el gobierno federal ha respondido a las expectativas que demanda la tragedia, por lo que "no se pueden cuestionar los trabajos para la superación de la crisis".

Yunes Landa dijo que desde los primeros estragos, el Estado ha brindado el mayor apoyo posible para garantizar el abasto alimentario, el suministro de agua y luz eléctrica, así como para la reconstrucción de viviendas dañadas.

Asimismo, respaldó las acciones para impedir los robos en casa habitación, el acaparamiento de alimentos y el alza en el precio de los productos de primera necesidad.

Además, el legislador priista aclaró que los integrantes de las Fuerzas Armadas que participaron en el desfile del 16 de septiembre pasado "no fueron distraídos de su fundamental tarea" establecida en el Plan DN-III y en el Plan Marina.

Para la senadora panista Rosa Adriana Díaz Lizama "es lamentable lo que ocurre en el país a causa de Ingrid y Manuel y de otros sistemas meteorológicos, pero es aún más lamentable que no hayan mecanismos ni estrategias oficiales que ayuden a minimizar los daños materiales y humanos".

Por ello, consideró que los gobiernos estatales deben de ser más responsables ante estas situaciones y desarrollar medidas que permitan a la población tener más certeza de que estarán seguras y que sus propiedades serán rehabilitadas si sufren algún daño del tamaño que sea.

Del mismo modo, añadió, tienen que castigar los casos de corrupción, abusos de poder o negligencia para construir en lugares inseguros.

Ello, al señalar que "los funcionarios corruptos dan permisos a los desarrolladores para construir a lo largo de ríos y barrancos, los gobernadores construyen caminos sin muros de contención en zonas propensas a las inundaciones".

Al respecto, el senador del PRD, Alejandro Encinas Rodríguez consideró que se trata de un asunto de "omisión y de negligencia" porque en su opinión se distrajo a los elementos del Ejército mexicano para desfilar el 16 de septiembre y "se dejó en situación de indefensión a la población civil".

"No fueron capaces de darle siquiera una señal de alerta a la población para que tomara sus previsiones, ése es el problema y ahora no se trata de tapar el pozo una vez ahogado el niño sino definir las responsabilidades de los funcionarios que han provocado esta desgracia", expresó.

En ese sentido, Encinas Rodríguez acusó al coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, de haber sido omiso y de retrasar 48 horas la declaratoria de alerta, después de que la Conagua diera a conocer el resigo que enfrentaba la población por las lluvias.

El legislador perredista también criticó a José María Tapia Franco, director del Fondo para la Atención de Emergencias.

Por su parte, el senador Manuel Camacho Solís opinó que estamos en un momento definitivo de la vida nacional porque aparte de los daños materiales que han ocasionado las tormentas, "se está generando una situación de gran polarización política y social".

El senador perredista indicó que por ello "lo más importante es que frente a estos dos hechos se tomen decisiones en la dirección correcta y esta dirección es la austeridad, honestidad y la no polarización de los temas políticos".

¿Por qué no cumplir con lo que establece la Constitución y la Ley y, sobre todo, responder con sensibilidad y oportunidad al reclamo de mayor atención a los damnificados y a la necesidad de bajar la polarización en el tema de la reforma petrolera?, cuestionó.

Por el PVEM, el senador Luis Armando Melgar Bravo dijo que lo que sucedió en Acapulco demuestra que hubo algunas fallas en la prevención y en la alerta a la población.

En su opinión esta situación debe servir para repensar el sistema de protección civil con el cuenta México y para seguir impulsando una cultura de la prevención.

"Ya tenemos una historia a lo largo de los últimos años para saber que siempre estamos sujetos a este tipo de incidentes", apuntó.

Para el senador David Monreal Ávila, del PT, el Sistema Nacional de Protección Civil falló ya que no avisó a la población en tiempo y forma, además de que no aplicó los protocolos de resguardo a la población.

Por ello pidió la comparecencia de las autoridades federales responsables, para que expliquen la demora institucional en este caso y deslindar los grados de responsabilidad a que haya lugar "por una presumible conducta omisa y tardía en las acciones de prevención y protección civil".

Señaló que el Comité Nacional de Emergencias se demoró cuatro días en procesar la información relativa a Manuel e Ingrid y a su consideración "los funcionarios estaban más preocupados en preparar las fiestas patrias y en desalojar a los maestros de la CNTE, que prevenir la tragedia por venir y proteger a la población".