Operará el Gran Acelerador de Hadrones casi al doble de energía

Luego de que hace más de un año se observó lo que parece ser el bosón de Higgs, la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN) volverá a poner en operación el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) para corroborar la observación y tener indicios de la materia oscura y la asimetría materia-antimateria.

El físico del Cinvestav, Alberto Sánchez Hernández, explicó que si después de la siguiente etapa de colisiones, cuando se alcance la energía para la que fue diseñado el LHC, y las modificaciones planeadas, que pudieran entregar 10 veces más estadística que en su diseño original, no haya respuesta a las interrogantes científicas, el experimento se termina y se debe diseñar algo con mucha más energía.

El científico galardonado con el Premio Scopus, por ser uno de los investigadores mexicanos cuyas publicaciones han sido más citadas, precisó en un comunicado que el LHC entrará en una nueva fase en 2015, en la que la energía con la que venía operando se aumentará casi al doble.

Se pasará de ocho a 14 teraelectronvoltios (TeV), algo sin precedentes para un acelerador es decir, tendrá una energía similar a la que pudiera generar sobre un electrón la diferencia de potencial de 10 billones de pilas alcalinas AA.

En esta nueva etapa se espera, entre otras cosas, que se pueda afirmar con seguridad si lo observado hace poco más de un año es el bosón de Higgs, señaló, en particular en uno de sus principales detectores, el Compact Muon Selenoid (CMS).

Añadió que el aumento de energía también permitirá contar con muchos otros fenómenos que se estudian, por ejemplo, la observación de partículas supersimétricas, o el hecho de saber si el Modelo Estándar (ME) es solamente una pequeña parte de un modelo más global, es decir, una teoría unificada que nos describe al mundo en que vivimos.

El investigador precisó que en esta próxima nueva etapa del LHC tendrán más estadística y acceso a muchos fenómenos físicos, entre los que espera observar candidatos a materia y energía obscura, la cual no es visible pero compone 96 por ciento del Universo.

También resolver la interrogante que existe para entender la diferencia entre materia y antimateria, pues según nuestro entendimiento, la cantidad de materia que tenemos debería ser igual a la antimateria, pero en la actualidad sólo vemos partículas y no observamos las antipartículas en la cantidad que debería ser.

Otros fenómenos son la observación de dimensiones extras.

En el Universo existen tres dimensiones espaciales y la temporal, y estos modelos proponen que hay más dimensiones, en donde los fenómenos que no observamos en nuestro espacio pudieran estar en esas dimensiones no visibles, como la diferencia entre la fuerza de gravedad (que es muy pequeña) y las otras fuerzas.

Sánchez Hernández comentó que si después de culminar el proceso en el CMS en el detector no se pudieran observar nuevos fenómenos por las limitantes de la tecnología, seguramente lo que vendrá es construir detectores y aceleradores más sofisticados y con más capacidad para observar cosas más pequeñas y a cantiades mayores de energía.