Nueva jornada de violencia en Irak se salda con al menos 24 muertes

La violencia sectaria que afecta a Irak se cobró hoy la vida de al menos 24 personas a lo largo del país, teniendo como principales objetivos a la policía y figuras vinculadas al gobierno chiita encabezado por el primer ministro Nuri al-Maliki.

Los extremistas atacaron este martes dos comisarías de policía en las localidades de Rawa y Aana, en la provincia de Anbar, así como la casa de un funcionario local de Bagdad, informaron fuentes oficiales citadas en reportes de la agencia local de noticias NINA.

Según las fuentes, siete policías y un civil perdieron la vida en los ataques contra las comisarías, perpetrados con coches bomba, mientras que un grupo de hombres asesinó al hermano de un funcionario local en su domicilio, en la capital iraquí.

Por separado, un vehículo estacionado lleno de explosivos fue detonado en el área de Ghazaliya, en el oeste de Bagdad, causando la muerte de al menos cinco personas, en tanto que un policía murió en un ataque armado contra un puesto de control en el área de Romana.

Fuentes de seguridad declararon a NINA que un grupo armado disparó desde un carro en movimiento contra el puesto de control ubicado en el distrito de Qa'im, en Anbar.

En la norteña Tikrit, un policía y tres civiles perdieron la vida a causa de la explosión de una bomba oculta en el viejo mercado de la ciudad, mientras en Baquba, una persona y un niño fallecieron cuando dos granadas explotaron contra la casa de un soldado iraquí.

Otros tres policías murieron este martes cuando un atacante suicida condujo un coche bomba y lo hizo detonar cuando se acerco a un puesto de control policial en la norteña ciudad de Ramadi.

La violencia en Irak ha repuntado este año, con una ola de ataques que el gobierno no ha logrado frenar y que ya ha dejado más de cuatro mil muertos desde enero pasado.