Censuran silencio de Santos frente a golpiza a diputados venezolanos

La oposición colombiana censuró hoy el "silencio" del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, frente a la golpiza propinada a varios diputados opositores venezolanos en la sesión del martes pasado en Caracas.

El aspirante presidencial colombiano Óscar Iván Zuluaga dijo a periodistas que es "vergonzoso" que el gobierno de Colombia no se haya pronunciado sobre la "agresión" a los legisladores en el recinto de la Asamblea Nacional (congreso unicameral) venezolana.

"Es vergonzoso el silencio cómplice del gobierno colombiano frente a la dictadura venezolana ¿Por qué no hay ninguna manifestación ante hechos tan graves como los que han ocurrido (en el congreso) en Venezuela?", cuestionó Zuluaga.

La oposición venezolana denunció que al menos seis de sus diputados resultaron heridos tras ser golpeados, en medio de una fuerte gresca, por escoltas de parlamentarios oficialistas, en la sesión de hace dos días en Caracas.

El incidente se presentó después que los legisladores opositores, a quienes se les impide el derecho a la palabra por negarse a reconocer a Nicolás Maduro como presidente, sacaron silbatos para hacer sentir su presencia.

Zuluaga, aspirante a la Presidencia por el movimiento Centro Democrático del ex presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), atribuyó el silencio de Santos a "la estrecha relación entre el gobierno venezolano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)".

Consideró "riesgoso" la alianza que, según dijo, tienen el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y la guerrilla de las FARC, más aún "si esa dictadura es la que tiene las llaves de la paz".

Zuluaga se refería al acompañamiento que Venezuela brinda a los diálogos que mantienen el gobierno de Santos y el grupo rebelde en La Habana, Cuba, para buscar salidas a medio siglo de conflicto armado interno en Colombia.

"Preocupa mucho que un gobierno como el de Colombia no exprese su rechazo de los efectos de una dictadura como la que se da en Venezuela, y es una señal de lo que le puede pasar a Colombia", apuntó el dirigente político colombiano.