Llega apoyo federal a damnificados en La Montaña de Guerrero

El gobierno federal inició la entrega de apoyos a damnificados por los fenómenos naturales en la zona de La Montaña, en Guerrero, una vez que las condiciones climáticas permitieron el acceso luego que permanecieron incomunicadas por tierra y por aire.

La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, informó que en los municipios de Metlatónoc y Cochoapa, considerados los más pobres del país, llegó la ayuda del Gobierno de la República.

Indicó que en Metlatónoc se entregaron ya mil 500 despensas, mientras que en Cochoapa se rescataron cuatro lesionados y refirió que la ayuda seguirá fluyendo a esos municipios de la montaña guerrerense.

De acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Desarrolo Social (Sedesol), la funcionaria estuvo en Tlapa donde constató el informe del Ejército de que hay localidades devastadas, puentes rotos y gran cantidad de deslaves, por lo cual personal de la Sedena y de Marina arribarán en helicópteros para prestar ayuda.

Robles Berlanga se reunió con los presidentes municipales de las comunidades de La Montaña, que tienen población mayoritariamente indígena, a quienes hizo saber que se hacen grandes esfuerzos para atender las necesidades de las comunidades aisladas en las costas Chica y Grande, y en las zonas Alta y Baja de la montaña guerrerense.

Expuso que lo primordial es llevar agua y alimentos a los más necesitados y en especial a quienes se encuentran en esas 37 comunidades que identificaron los elementos del Ejército y de la Armada en sus sobrevuelos del fin de semana.

Indicó que algunos lugares estarán aislados hasta que se restablezcan las vías de comunicación y admitió que en otros la población perdió sus cosechas, la tierra y los animales de traspatio, por lo que es importante que les llegue la ayuda porque les servirá mientras recuperan sus medios de trabajo y subsistencia.

También, hay lugares inhabitables, donde la gente perdió todo: familiares y pertenencias como colchones, ropa, electrodomésticos y en general sus viviendas, por lo que deberán construir en otro lado.

Destacó que, por ese motivo, aún con la generosa e importante solidaridad de la población y de los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), la magnitud de la problemática de Guerrero requiere que el apoyo no cese, que sigan las donaciones.

Subrayó que la ayuda humanitaria, la que tiene que ver con los víveres, el agua y la ropa que han distribuido los gobiernos federal y estatal, está llegando directamente.