Recibe el Papa Francisco cada día dos mil cartas

El Papa Francisco recibe, cada día, unas dos mil cartas desde diversas partes del mundo, que se acumulan en las oficinas de la Secretaría de Estado de la sede de la Iglesia católica.

Según datos del Servicio Postal del Estado Vaticano, las misivas llegan por montón y muchas veces son entregadas directamente por los remitentes.

"Algunos vienen aquí con nosotros. En los últimos seis meses la cantidad de correspondencia destinada al pontífice aumentó continuamente. Escriben todo tipo de personas: jóvenes y ancianos, intelectuales y obreros", indicó Ciro Benedettini.

Benedettini, vicedirector de la sala de prensa de la Sede Apostólica, reveló al diario italiano La Stampa que se ha dado un "fuerte crecimiento" de cartas con respecto a los precedentes pontificados, en especial porque la gente advierte la cercanía del Papa.

En general quienes se dirigen al pontífice piden una ayuda material en las dificultades provocadas por la crisis económica, pero sobre todo un apoyo moral para ir adelante.

"Casi todos agregan el número de teléfono en la esperanza de una llamada", apuntó Bendettini.

Esto porque el líder católico ha hecho de la comunicación directa vía telefónica un signo distintivo de su papado.

Se ha comunicado por igual con el hermano de un empresario asesinado, con un niño de un pueblo llamado Belén (en Italia), con un joven que se interrogaba sobre su vocación o con una muchacha que decidió no abortar.

Muchas de estas llamadas han trascendido a la prensa, pero son una mínima parte como confesó hace unos días el propio Jorge Mario Bergoglio al director del Centro Televisivo Vaticano, Dario Edoardo Vigano.

"Mis llamadas no son noticia, dígale eso a los periodistas", dijo el Papa. Y replicó: "¡Menos mal que no saben todas las (llamadas) que he hecho!".