Piden en NL evitar radicalismos en reforma energética

El gobernador Rodrigo Medina de la Cruz y empresarios de Nuevo León refrendaron ante el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, respaldo a la reforma energética y pidieron hacer a un lado posturas radicales.

Luego de un encuentro privado en el Club Industrial, en conferencia de prensa, el mandatario estatal resaltó el esfuerzo del Ejecutivo federal para abrir la discusión de la reforma, con el fin de resolver cuestionamientos o dudas al respecto.

"En Nuevo León vemos con buenos ojos la reforma; hemos escuchado opiniones, posturas del sector empresarial, y particularmente de Caintra, de su presidente Álvaro Fernández Garza, porque en Nuevo León somos gente de trabajo y sabemos detectar una oportunidad", dijo.

"Si hacemos a un lado los dogmas, las posturas radicales o que pretenden meterle miedo a la reforma, confundiendo a la opinión pública, en el sentido de que Pemex dejará de ser de los mexicanos o el petróleo, o que se está haciendo esto para privilegiar intereses extranjeros, eso es confusión", expresó.

Ante esto, agregó Medina de la Cruz, "no queremos que entorpezca, por lo menos lo decimos aquí en el estado de Nuevo León, la gran oportunidad para que esto pase".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Industria de Transformación (Caintra) en Nuevo León, dijo que avalan la iniciativa, pues traerá inversiones, empleos y oportunidades de crecimiento a empresas.

Incluye todos los elementos que debe tener una reforma, "con temas de contenido nacional, con inversión, con empleo, con oportunidades que va a haber para todas las empresas nacionales, con la derrama económica que va a haber para las diferentes entidades", manifestó.

"Estamos convencidos que esta reforma es de tal magnitud que va a transformar a México y estamos totalmente apoyándola", expresó.

Dentro de este proceso, añadió el líder los industriales de Nuevo León, son los tiempos para sacarla adelante, "nos urge como país que esta reforma se apruebe, nos preocupa mucho que se retrase más, nos preocupa mucha que tenga alguna injerencia la izquierda radical".

"Sabemos que hay gente de izquierda que también está de acuerdo con la reforma, -pero el radicalismo- puede de alguna manera retrasar los tiempos de la aprobación", puntualizó Fernández Garza tras la reunión con el director general de Pemex.