Avanza México en reconocimiento de derechos de población femenina

Ministras, legisladoras, consejeras y representantes de organismos nacionales e internacionales coincidieron que México ha avanzado en el reconocimiento de los derechos de las mujeres, pero falta camino por recorrer para lograr una participación igualitaria en el ámbito político-electoral.

De cara al 60 Aniversario del Voto de las Mujeres en México el próximo 17 de octubre, la ministra Olga Sánchez Cordero reconoció que son estructurales las condiciones que impiden de facto la igualdad político-electoral entre hombres y mujeres.

La integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dijo que no debe extrañar que en la actualidad se reconozcan los derechos de las mujeres en política, pero "continúan sin contar con representación equiparable a una masa crítica en los ámbitos de decisión, ya no digamos a la paridad".

El derecho a votar y a ser votada es sólo un aspecto de modelo democrático, por lo mismo "no se logrará la participación integral de las mujeres en el ámbito público si nuestro proyecto como Estado dirige y agota sus esfuerzos en ese único derecho", abundó.

En el mismo sentido, la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), opinó que la principal reforma que México necesita es la ciudadanía plena de las mujeres.

En la sede del Archivo General de la Nación (AGN), la legisladora resaltó que la verdadera trampa de las mujeres está en los partidos políticos y en un marco jurídico lleno de trampas y de interpretaciones muy particulares; "así lo escriben, así lo permitimos, así lo votamos".

Opinó por ello que ha llegado el momento de alcanzar una reforma constitucional en materia político-electoral, a fin de entregarle al árbitro de la contienda, el Instituto Federal Electoral (IFE), un marco jurídico más adecuado.

Gastélum Bajo destacó que los derechos de las mujeres no son optativos, "no es si acaso y a ver, hoy es el momento de poder alcanzar la ciudadanía plena", de tal suerte llamó a vencer los miedos y temores que no han permitido caminar y dejar atrás reformas híbridas y tibias.

Al inaugurar el acto organizado por el IFE, la consejera Macarita Elizondo expuso que este encuentro no tiene precedentes en la historia del país, de ahí que convocó no sólo a referir los logros alcanzados sino a proyectar una verdadera transversalización en el país, con objetivos claros de seguimiento.

Propuso constituir una urna conmemorativa que permanezca cerrada 40 años y en 2053, en el marco del Centenario del voto de las mujeres, se abra y se conozca las conclusiones y la memoria gráfica del evento para examinar los progresos realizados para conseguir la igualdad de hecho y de derecho, en la forma y en el fondo, de hombres y mujeres.

En tanto, la asesora regional de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)-Mujeres, Irune Aguirrezabal consideró que en la región la igualdad de género sigue siendo un pendiente y México no es la excepción.

"Siete países tienen sistemas de cuotas, son avances importantes, no obstante también sabemos que pese a ello la igualdad de género y los derechos de las mujeres siguen representando un desafío para cada país y para cada sociedad, también para México", agregó.

A su vez, la secretaria ejecutiva del Inmujeres, Marcela Eternod destacó que luego de un largo camino para que la población femenina pudiera acceder a la vida política del país, hoy todavía queda una tarea enorme: comprometernos con la paridad para que puedan ejercer con plenitud representativa y democracia efectiva, todos sus derechos políticos y democráticos.

La funcionaria del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) enfatizó que en la actualidad se cuenta con 184 curules ocupadas por las mujeres y representan 36.8 por ciento de la Cámara de Diputados y 33.6 por ciento en el Senado de la República.

Lamentó que sólo 6.9 por ciento de los municipios estén presididos por una mujer, además de que falta incrementar su presencia en los Congresos Estatales, donde sólo 28 por ciento de las curules está en manos de mujeres.

Detalló que en los tres órdenes de gobierno del Poder Ejecutivo la presencia de las mujeres no llega a 24 por ciento en puestos directivos superiores; en la SCJN sólo hay dos ministras y en los tribunales las mujeres magistradas son menos de 30 por ciento del total.

Al acto acudieron el magistrado del Tribunal Electoral del poder Judicial de la Federación, Armando Ismael Maitret Hernández; el presidente del Consejo Nacional para Erradicar la Discriminación, Ricardo Bucio Mújica y la consejera electoral del IFE, María Marván Laborde, entre otros expertos e invitados especiales.