Despiden amigos a Álvaro Mutis, personaje que extrañará la literatura

Como un hombre generoso, un enamorado de las causas pérdidas, apasionado de la música, un latino entrañable y a quien se le vio como un mexicano, recordaron amigos y colegas al escritor Álvaro Mutis.

Durante su arribo a la agencia funeraria donde es velado el cuerpo del autor, personalidades como Juan Villoro, José María Espinasa, Carlos Prieto y José Carreño Carlón recordaron con cariño al amigo, poeta, novelista y personaje que extrañará la literatura mundial.

El chelista Carlos Prieto se dijo dolido por la muerte del Premio Príncipe de Asturias, al tiempo que lo recordó como un aficionado de la música.

"Era un extraordinario conocedor de la música, hace 15 años escribí un libro titulado ´Las aventuras de un violonchelo´ y lo fui a ver para que me aconsejara y me dijo: ´Carlos, hay que continuar con este libro y no te perdono si no me invitas a escribir el prólogo´; entonces me escribió un prólogo magnífico" relató.

El músico señaló que la semana pasada habló con la esposa de Mutis, Carmen, para informarle que le traía de Colombia un par de periódicos en donde se celebrara su cumpleaños número 90, mismos que le iba a obsequiar, "pero la muerte le sorprendió y ello ya no pudo ser".

El Fondo de Cultura Económica (FCE) anunció que llevará toda la obra del autor, bajo el sello de esa casa, a la Feria Internacional de Libro (FIL) de Guadalajara para rendirle un homenaje.

José Carreño Carlón, su director, dijo que a pesar de la muerte de Mutis, su obra sobrevivirá junto con su recuerdo, "En ese sentido no hay pérdida, hay riqueza, hoy fortaleza que nos deja, tanto en su obra como en su trato y lecciones".

Carreño Carlón se refirió al colombiano como un hombre al que cuatro generaciones de creadores mexicanos estarán en deuda por sus enseñanzas y por su generosidad.

A punto del llanto, el escritor Juan Villoro recordó que durante en su infancia veía la serie de los "Intocables" en donde el propio Álvaro Mutis, ganador del Premio "Xavier Villaurrutia", fungía como narrador.

Villoro recordó al colombiano como un poeta cuya estirpe es similar a la de Pablo Neruda porque su poesía es ética, "muy honda en la reflexión sobre el amor, el heroísmo, la tierra, los paisajes y al mismo tiempo de grandes reflexiones filosóficas y metafísicas".

Para el autor de "Arrecife" las dos grandes influencias de la literatura latinoamericana del siglo XX, Pablo Neruda y Jorge Luis Borges, encontraron en Mutis una combinación perfecta.

Asimismo, destacó la extraordinaria voz que tenía tanto para recitar poesía como para contar historias. "García Márquez lo describió como el colombiano más simpático del mudo y lo era, era una persona de calidez magnifica.

"Estábamos juntos en el patronato de la Casa Refugio Citlaltépetl para escritores perseguidos y Álvaro que vino a México y estuvo en la cárcel de Lecumberri, que conocía el país en lo bueno y malo, fue muy generoso apoyando a escritores perseguidos por sus ideas", comentó.

De acuerdo con Villoro tanto él como el director de dicha casa, Philippe Ollé-Laprune, tenía pensado visitar a Mutis mañana martes en su casa, "pero eso quedará para un whisky en el otro mundo porque se nos adelantó".

Conmovido, José María Espinasa lamentó la muerte de Álvaro, a quien se refirió como un gran maestro y escritor.

El también ensayista señaló que Mutis estaba enfermo y veía poco a la gente, "pues se trataba de un personaje que tenía pretencionalidad y no le gustaba el deterioro que produce la edad, sus últimos años no salía y me parece que murió en paz".