Trabajadores del Senado denuncian anomalías en liderazgo sindical

Trabajadores del Senado de la República expresaron su inconformidad con la actuación y los procedimientos en los que ha recurrido la secretaria general de su sindicato, Bertha Orozco Márquez, para reelegirse y mantenerse en el cargo.

Al menos 100 trabajadores de base de la Cámara de Senadores denunciaron que Orozco Márquez ofreció en marzo pasado plazas de nivel nueve, de las más altas, a quienes la apoyaran para reelegirse en su cargo y nunca cumplió con los ascensos.

La trabajadora Berenice Díaz Ortiz explicó en entrevista que la líder sindical convocó en marzo a una asamblea general para su reelección y sin ninguna votación presentó unas 180 firmas que envió al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, el cual le otorgó la toma de nota para permanecer en el cargo.

En su opinión, Orozco Martínez "es una persona que no conoce de leyes, que no conoce de derechos humanos, porque es una impositiva, es una autoritaria".

Díaz Ortiz también sostuvo que algunos empleados han recibido amenazas vía celular, que advierten que hasta podrían perder su plaza si no apoyan al sindicato.

Consideró que se violentan los derechos fundamentales de los trabajadores, "se violenta todo lo que por ley nos prevalece, por personas como Bertha, que llegan sin ningún conocimiento pero con mucho valor humano para su beneficio personal", aseveró.

El pasado 13 de septiembre Bertha Orozco Márquez convocó a otra asamblea para la designación de cuatro cargos en la secretaria general; sin embargo, sin ninguna votación de por medio impuso a los nuevos colaboradores, lo que provocó que más de 100 empleados abandonaran la reunión.

El Sindicato de Trabajadores del Senado de la República está integrado por unos 350 empleados, que en las últimas semanas se han movilizado para denunciar la situación que se vive al interior del gremio.