Concluye "Salomé" su temporada en DF e iniciará gira

La puesta en escena "Salomé", de Oscar Wilde, concluyó su temporada en esta capital e iniciará gira por varias ciudades del país con la actuación estelar de Irene Azuela.

El actor José María Yazpik y el escritor y sociólogo Juan Villoro develaron la noche del domingo una placa alusiva al fin del ciclo y elogiaron el trabajo en escena de todo el elenco.

"Me queda claro que Mauricio García Lozano es uno de los mejores directores de teatro en México e Irene Azuela es una actriz extraordinaria", destacó Yazpik, al asegurar que la puesta en escena le había fascinado.

Villoro también resaltó la historia y las actuaciones, así como el diseño de escenografía de Jorge Ballina.

"Esto es un palacio, una letrina, una mazmorra y pila bautismal, con un elenco extraordinario. Irene Azuela lleva una obra a un plano estético de la mano con Mauricio García, quien es un gran director de ópera, a una ópera maravillosa sin música", apuntó.

Azuela agradeció el apoyo del público, pues así como lució abarrotada la sala del teatro Helénico, en su última función, lo mismo ocurrió durante la temporada de dos meses. Informó que las siguientes representaciones serán en Monterrey y Puebla.

Además de Irene Azuela (Salomé), en el montaje también actúan José Sefami (Herodes), Aída López (Herodias), Leonardo Ortizgris (Jokanaán), Américo del Río (el joven Sirio y el recaudador de impuestos), Fernando Memije (el paje de Herodias y el sumo sacerdote).

Daniel Haddad (Namaán), Adonay Guadarrama (El príncipe de oriente), Harding Junior (El heredero africano), José Carriedo (El procónsul del César) y Héctor Berzunza (El mercader de finanzas).

La puesta en escena está inspirada en la historia evangélica de Juan el Bautista, creada por el poeta y escritor irlandés Oscar Wilde.

Narra una versión muy personal de la historia de la princesa de Judea, hijastra de Herodes Antipas, quien en un acto de venganza pide a su padrastro la cabeza del profeta Juan el Bautista como recompensa por haber bailado para él.

Es considerada una joya de la literatura universal y su texto fue catalogado como atrevido para su época. Originalmente se publicó en francés.