WebCams, más que un proyecto, una herramienta para ver México

Pensado originalmente para difundir los lugares más bellos y representativos del país, WebCams de México es hoy en día un proyecto que además de promover al país, sirve de referencia para investigadores y turistas de todo el mundo.

Y es que, una idea que comenzó como un proyecto de difusión, ha alcanzado magnitudes de carácter social e incluso periodístico, reconoce el propio director del proyecto WebCams de México, Nicola Rustichelli.

En entrevista con Notimex durante la inauguración de las dos más recientes cámaras instaladas en lo más alto de la Sierra Negra, en Puebla, el empresario italiano reconoce que México cuenta con lugares hermosos de los que muchos no tienen idea y que son dignos de ser dados a conocer en el mundo.

"Esa fue la idea original que me orilló a pensar en la posibilidad de colocar cámaras que le permitieran a personas como yo conocer los rincones más representativos y bellos del país", admite con orgullo mientras la neblina envuelve ocasionalmente la zona donde se encuentra el Gran Telescopio Milimétrico.

Originalmente, el proyecto inició con inversión propia del mismo Rustichelli, quien lejos de tratar de hacer un cálculo de cuánto le costó echar andar las primeras 22 cámaras de WebCams de México, prefiere solo dar referencia que el costo de cada cámara le represento una inversión promedio de 40 mil pesos.

Desde luego, WebCams no preveía los gastos de mantenimiento ni el pago de la red para trasmitir en tiempo real, por lo que a mediano plazo decidió recurrir a empresarios gobiernos locales para solicitar patrocinio a cambio de la difusión de los lugares.

De esta manera, el 2 de junio de 2011, WebCams inició su transmisión de imágenes sin pensar en el impacto que alcanzaría a tener, por lo que al poco tiempo Rustichelli comenzó a recibir propuestas de gente que pedía una cámara web en su hotel, su restaurante o su lugar de origen, argumentando su belleza.

A partir de estas solicitudes fue que el joven empresarios comenzó a canalizar su atención a privados y a los mismos gobiernos a fin de continuar creciendo la red de WebCams, sin imaginar que se convertiría incluso en puntos de referencia para cuestiones sociales e informativas.

Tal es el caso de las cámaras de Paseo de la Reforma, el Monumento a la Revolución y más recientemente la del Zócalo de la Ciudad de México, las cuales constantemente son consultadas por periodistas para tener referencia de marchas y protestas.

"En particular esas cámaras me causaron un dolor de cabeza en las últimas semanas", refiere riendo, mientras recuerda que el día en que la autoridad decidió desalojar el Zócalo, la red se saturó ocasionando que fuera imposible ver la imagen en tiempo real.

Lo anterior ocasionó que incluso se especulara sobre un "supuesto sabotaje" para impedir que el público viera cómo transcurría el operativo, aunque el registro del video de ese día está grabado por completo y sin ningún corte, aclara.

Lo mismo ha ocurrido con la cámara que apunta hacia el Popocatépetl y que ha servido de referencia para dar seguimiento a la evolución de las emisiones del volcán tanto para medios de comunicación como para geólogos y científicos.

Con las nuevas cámaras que apuntan hacia el GTM y al Pico de Orizaba, Rustichelli prevé, además de ayudar a dar a conocer la existencia de este lugar y del telescopio más grande del mundo, el seguimiento del clima que priva en la zona donde en ocasiones suele nevar en pleno junio.

Actualmente WebCams de México cuenta con 56 cámaras instaladas en distintos puntos de la República mexicana y se espera que para finalizar el año se encuentren en operación más de 60.

El portal www.webcamsdemexico.com registra actualmente entre 35 mil y 40 mil visitantes al día quienes tienen la posibilidad de apreciar vistas panorámicas e lugares como Guadalajara, Acapulco, Campeche, Cancún, León, Mazatlán, Durango, Puebla y Veracruz, por citar algunas.

El sitio web ofrece además la posibilidad de ser utilizado como una herramienta para ver la evolución del clima en el día, mediante secuencias de tiempo denominados "timelapses", generadas por el sistema.

Desde el pasado miércoles, el Gran Telescopio Milimétrico (GTM) Alfonso Serrano y el Pico de Orizaba, ya pueden ser apreciados en tiempo real, debido a la instalación en la Sierra Negra de dos cámaras de alta definición de la empresa Webcams de México.

Con el apoyo del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), estas cámaras se convirtieron en las dos más altas del mundo, después de la instalada en el Everest, al ubicarse a cuatro mil 581 metros sobre el nivel del mar.