Consideran espionaje de EUA tema obligado en Asamblea de la ONU

El espionaje de Estados Unidos a países de América Latina será tema obligado en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), a partir de este lunes en Nueva York, consideró la revista Semana.

La publicación colombiana aseguró este domingo que el "impacto" de la interceptación a las comunicaciones por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadunidense, será "obligado" en las discusiones del organismo internacional.

"El impacto del espionaje será tema obligado en la Asamblea, en la que también se discutirá el ingreso de Brasil como miembro permanente al Consejo de Seguridad. Y en ese punto, el apoyo que Estados Unidos pueda ofrecerle será decisivo", apuntó.

Según la publicación, la actitud que tome el presidente estadunidense Barack Obama, en momentos en que la relación entre los dos países está en su nivel más bajo, "podría dar la pauta de qué tanto considera un aliado al gigante suramericano".

Aseguró que "con el desplante a Washington por el espionaje, al cancelar la cita que tenía la presidenta Dilma Rousseff con Obama, Brasil no solo muestra su indignación, sino que reafirma su voluntad de ser una potencia global".

La revista sostuvo que la suspensión del encuentro que tenía previsto la mandataria con su par estadunidense, en octubre próximo, como rechazo a las interceptaciones, es histórico y deja a Washington como "un tigre de papel".

"El escándalo, motivado por las filtraciones del exagente Edward Snowden, no podía haber salido a la luz en peor momento. En Washington preparaban la visita de Estado de Rousseff, el 23 de octubre, la única agendada este año", añadió el artículo.

Recordó que Rousseff decidió cancelarle la invitación al hombre más poderoso del mundo, "a pesar de que Obama intentó disuadirla con una llamada de último minuto. Un desplante sin precedentes para una ocasión de ese nivel".

La revista colombiana descartó que Obama pida disculpas públicas a Brasil, ya que Estados Unidos "considera que su programa de espionaje no solo es necesario y estratégico, sino legítimo para salvaguardar sus intereses".