Sector turístico de QRoo se prepara para temporada de contrastes

El sector turístico de Quintana Roo, que cuenta con una oferta hotelera de cerca de 86 mil habitaciones distribuidas en 905 centros de hospedaje, se prepara para enfrentar un trimestre de contrastes.

El director de la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC), Jesús Almaguer Salazar, dijo que al término de las vacaciones de verano, los pronósticos para el próximo trimestre establecen promedios de ocupación apenas superiores al 50 por ciento.

Admitió que el promedio está muy lejano al histórico general del 95 por ciento que se reportó en el verano, pero que puede aumentar si se consolidan las acciones de promoción, que se hacen en mercados emergentes como Brasil y Europa del Este, como Rusia.

Explicó que durante la temporada baja, las vacaciones son más cortas, de tres o cuatro días, con un perfil de turista económico alto, principalmente de Estados Unidos, seguido de rusos, franceses y sudamericanos, principalmente.

De igual forma, consideró que hay que poner especial atención al mercado canadiense, pues la tour operadora Sunwing estará aportando 10 mil pasajeros más y Air France incrementará su presencia con mayor número de vuelos.

Por su parte, el ex presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Abelardo Vara Rivera, explicó que del 15 de septiembre al 15 de noviembre, el Caribe Mexicano enfrenta su temporada más baja, que se refleja en el cierre de algunas áreas de los hoteles.

Ello, añadió, para remodelarse o se le programan vacaciones al personal, así como medidas poco populares, como los descansos solidarios, que se les dan a los trabajadores sin goce de sueldo.

"Son meses complicados, hay que trabajar muy fuerte y esperar que la afluencia de turistas mejore, hay otros mercados que se tienen que buscar y pueden llegar para beneficio del destino", manifestó.

A su vez, la presidenta de la Asociación de Proveedores de Quintana Roo (APQ), Camila Zambrano, señaló que como en cada temporada baja, "no hay nada sorprendente" porque, entre otras cosas, cae entre un 20 a 30 por ciento la demanda de alimentos para la hotelería de la zona norte.

Sin embargo, puntualizó que en los siguientes tres meses, para los negocios dedicados al mantenimiento, crece la solicitud de insumos para rehabilitar los centros de hospedaje y establecimientos vinculados a la actividad turística y de servicios.

"Ya empezó la temporada baja y esto favorece a ciertos segmentos de proveedores, como los que tienen que ver con remodelación, mantenimiento de los inmuebles, y disminuye un poco la venta de alimentos y bebidas, porque estamos directamente relacionados con la ocupación", aclaró.

En promedio, prosiguió, septiembre es el mes con menor ocupación de toda la temporada baja, que comprende hasta noviembre.

Pero este año será la excepción, pues según la presidenta ejecutiva de la Asociación de Clubes Vacacionales de Quintana Roo (Acluvaq), Miriam Cortés Franco, las expectativas para este mes varían de entre 50 y 55 por ciento de ocupación promedio en las propiedades.

Refirió que lo que se proyecta para este mes, si se compara con lo que se reportaba el año pasado, representa un incremento del 10 por ciento, debido a que mejoró la economía de Estados Unidos, principal proveedor de turismo al Caribe Mexicano.

Comentó que durante el presente trimestre se espera la llegada de visitantes estadunidenses, principalmente, así como canadienses y brasileños, este último mercado está en crecimiento.

Asimismo, el presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) de Quintana Roo, Sergio González, estimó ocupaciones por arriba del 50 por ciento durante la temporada baja.

En contraste, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac) de Cancún, Gabriela Delgado, señaló que en este mes de septiembre se prevé cerrar con un 40 por ciento de actividad en los restaurantes de la ciudad, cifra que comparada con el mismo periodo del año anterior refleja un notorio descenso.

Sostuvo que la temporada sí está llegando bastante crítica para el sector restaurantero, que ya se percibe un promedio general del 40 por ciento en el sector, prácticamente la mitad de lo que alcanzó en los días de mayor actividad en el verano.