Presentan en festival de San Sebastián la cinta "Le Week-End"

El cineasta Roger Michell y el guionista Hanif Kureishi presentaron "Le Week-End", una historia de parejas y personas de edad mayor, que compite por la Concha de Oro de la 61 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

En rueda de prensa en el emblemático Kursaal, sede del certamen cinematográfico, acompañados de sus actores protagonistas Lindsay Duncan y Jim Broadbent, ambos destacaron que la película intenta reflejar los claroscuros de una pareja con muchos años juntos.

"Es una pregunta central en la cultura occidental porque la idea del matrimonio ha cambiado drásticamente", indicó Kureishi.

Además, "Roger y yo consideramos que es una pregunta que el cine debería abordar de modo humorístico".

"Estamos interesados en contar películas acerca de personas de mayor edad y de hecho, no hay suficientes películas de personas mayores. La mayoría de películas tratan de los jóvenes que se enamoran", dijo.

Indicó que era interesante abordar "qué significa estar con alguien durante tantos años, que sucede para que haga que merezca la pena seguir, los hijos se van, qué hay entre las dos personas, debemos irnos o si seguimos juntos qué debemos hacer para mantener la relación".

Tras resaltar que le une una amistad con Michell de muchos años, comentó que "el otro día estuvo viendo fotos de su cumpleaños número 40, y ninguna de las parejas que estaban en la mesa seguían juntos".

En "Le Week-End", rodada en París con un presupuesto de menos de dos millones de euros, Nick y Meg son una pareja de profesores británicos que regresa a la Ciudad Luz muchos años después de su luna de miel para intentar revitalizar su matrimonio.

Meg siente que merece una vida mejor, pero se muestra insegura y desamparada sin su marido Nick.

Jim Broadbent, actor de cine, televisión y teatro inglés y quien ha ganado los premios Oscar, Globo de Oro y BAFTA por su trabajo, aseveró que lo que le atrajo para hacer este filme "es que había mucho de ambos personajes con los que se identificaba".

"Yo me reconocía en toda la pieza, pero más allá de eso, podría identificarme también en los diálogos de Meg (Lindsay Duncan. Es raro que puedas identificarte tanto con un personaje hasta este punto", sostuvo.

Por su parte, Lindsay Duncan, afirmó que "es raro que ofrezcan un papel tan importante para una mujer de su edad y además, rodarlo en París. Se está mejorando la situación, pero es cada vez más raro que compartas una película con un hombre".

Agregó que el tono de la película era relativamente fácil de lograr y había una situación relajada.