Conmemoran en Jalisco el Día Mundial del Alzheimer

En el marco del Día Mundial del Alzheimer, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Jalisco, llevó a cabo tres conferencias informativas sobre la enfermedad en el auditorio Fray Antonio Alcalde.

En México, más de 350 mil personas padecen Alzheimer, según datos del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN). La mortalidad es de dos mil 30 de estos pacientes cada año; es mayor en las mujeres, en una proporción de 2.3 por ciento, comparada con la de los hombres, que es de 1.2 por ciento.

Los expertos en el tema, José de Jesús Valencia Rodríguez, Elva Barriga Delgado y Juan Pablo Ledesma Heyer, afirmaron que con base a la prevalencia se estima que existen entre 50 y 60 mil jaliscienses con algún tipo de demencia, de estos poco más de 30 mil pueden tener Alzheimer.

Indicaron que el objetivo de las conferencias es conocer los cambios normales del envejecimiento a nivel cerebral y cómo distinguirlos de una enfermedad demencial, especialmente informar a la población sobre los signos más tempranos de esta enfermedad y cómo tratarla.

Entre los principales factores de riesgo para desarrollar el Alzheimer están la edad, la falta de estimulación cerebral y cognitiva, las enfermedades metabólicas como la diabetes e hipertensión arterial y la herencia.

"Existe un Alzheimer que se le llama familiar, porque en aproximadamente el 50 por ciento de la descendencia de los afectados tiene el mal en una presentación temprana, es decir entre 30 y 40 años", señaló el especialista Juan Pablo Ledesma Heyer.

Indicó que el síntoma principal de alarma para detectar este padecimiento, es cuando una persona tiene olvidos cada vez más frecuentes y no se da cuenta de ello, además de hacer las mismas preguntas de manera repetitiva.

Por otra parte, mencionó que las principales causas de muerte en estos pacientes son las neumonías y las úlceras por presión.

Como enfermedad, el Alzheimer no sólo afecta a la persona que lo padece, sino que altera el equilibrio de las dinámicas familiares y sociales, propiciando que otros miembros de la círculo cercano deban atender sus necesidades básicas de la vida diaria y se conviertan en sus cuidadores principales.

Los especialistas comentaron que en la práctica privada los costos directos e indirectos para atender la enfermedad oscilan entre 25 y 40 mil pesos mensuales.