Sugieren vida sana para disminuir riesgo de ataque cardiaco

Evitar la obesidad, el sedentarismo, el estrés y el tabaquismo, reducen de manera considerable el riesgo a sufrir un ataque cardiaco, que puede explicarse llanamente como la interrupción del flujo sanguíneo al corazón, informó el especialista Hugo Hernández García.

Además de lo anterior, existen los factores no modificables que son la edad y el género, explicó el también subdirector médico del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco

Indicó que a partir de la cuarta década los varones son, en proporción de tres a uno respecto las mujeres, quienes más sufren infartos cardiacos, cuyos síntomas característicos son dolor en el pecho que puede irradiarse hacia el brazo izquierdo, espalda o base del cuello, así como sensación de ahogo y sudoración profusa.

El ataque al corazón es, a partir de la década de los años 70, un serio problema de salud pública, asociado a los factores de riesgo ya citados, pero es un evento que se gesta incluso antes de nacer, reveló el médico.

Al respecto dijo que influye, determinantemente, desde el tipo de alimentos que consume la mujer gestante y la dieta que le provee a su hijo en las diferentes etapas de crecimiento, generalmente rica en grasas y carbohidratos.

Hernández García apunto que además del sedentarismo, la mala alimentación a edad temprana, genera que el sistema circulatorio se sature y se formen placas de grasa que dificultarán la adecuada circulación sanguínea.

El tratamiento de la enfermedad obstructiva del corazón depende del grado de afectación y puede incluir fármacos, procedimientos para desbloqueo de arterias como el cateterismo cardiaco, angioplastía coronaria y cirugía de revascularización, y en casos extremos, el trasplante cardiaco.

El panorama de los ataques cardiacos es preocupante, de ahí que el IMSS, mediante sus Programas Integrados de Salud (PrevenIMSS), incluya dentro de sus líneas de acción por edad y género, elementales recomendaciones para evitar llegar a este extremo.

Alimentación balanceada y ejercicio constituyen un binomio fundamental para reducir en un alto porcentaje problemas circulatorios que van a derivar en infartos, mencionó el especialista

Asimismo, conforme se avanza en edad, PrevenIMSS, aconseja visitas periódicas al médico para hacer chequeos generales y tratar a tiempo cualquier factor de riesgo que se capte, concluyó.