Apoyan guatemaltecos nueva ley para combatir robo de celulares

Sectores guatemaltecos aplaudieron la aprobación de una ley para enfrentar el problema del robo de celulares, en un país que con más de 20 millones de aparatos encabeza el mercado de la telefonía móvil en Centroamérica.

Tras permanecer varios meses estancada, la iniciativa fue aprobada esta semana, con carácter de "urgencia nacional", por el Congreso de Guatemala. La propuesta busca contrarrestar el robo de teléfonos celulares, delito que en muchos casos ha dejado muertos y heridos.

El hecho fue bien recibido por los guatemaltecos que, sin embargo, consideraron que se pudo emitir una normativa más estricta y completa.

La nueva disposición denominada "Ley de Registro Móvil para la Prevención y el Combate del Delito", entrará en vigencia una que vez que el presidente Otto Pérez Molina la sancione y publique en el Diario Oficial.

La ley, que pretende frenar el robo de aparatos celulares y delitos que proliferan como extorsión y secuestro, fija penas de prisión de entre seis y 20 años de prisión y multas de 50 mil (seis mil 250 dólares) a 200 mil quetzales (25 mil dólares).

Guatemala, con 15 millones de habitantes, es el mayor mercado de la industria de la telefonía móvil en Centroamérica. Según estimaciones oficiales, en el país se cuenta con casi 21 millones de líneas de teléfonos celulares.

El país, con altos índices de delincuencia y unos 17 casos de muertes violentas por día, también registra cifras elevadas de robo de teléfonos móviles y delitos asociados con el uso irregular de estos aparatos, como extorsiones, secuestro y asesinatos por encargo.

Un ejecutivo de una empresa transnacional de telefonía móvil dijo a Notimex que la ley "sin duda contribuirá a disminuir el robo de aparatos, un flagelo que afecta en gran medida a los clientes y a las empresas que prestan el servicio".

Negó la percepción popular de que las empresas no apoyaban la aprobación de la ley, y aseguró que los representantes de las tres operadoras de telefonía móvil en el mercado guatemalteco se reunieron en numerosas ocasiones con los diputados para "afinar la ley y beneficiar a usuarios y compañías".

"No tiene sentido (decir que no apoyaban la ley). Las empresas aumentarán sus ganancias cuando el usuario sea libre de usar su teléfono en la calle o en cualquier lugar, sin el temor de que alguien lo observa para robarlo y lastimarlo", sostuvo.

El directivo del Consejo Empresarial de Telecomunicaciones, Ricardo Sagastume, afirmó que este sector respaldó en forma incondicional la emisión de la ley y resaltó el hecho de que servirá como una "herramienta de gran valía" para la justicia.

De acuerdo con la prensa local, que cita datos de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT), el promedio de robo de celulares por día es de 350 aparatos, y el número de casos de robo aumentó 40 por ciento en 2012 en relación con el 2011.

Del 1 de enero al 31 de julio, la SIT registró el robo de 73 mil 500 teléfonos móviles, lo que da un promedio de 10 mil 500 casos mensuales de usuarios que fueron víctima del despojo violento de sus celulares en Guatemala.

La diputada Nineth Montenegro afirmó que la ley es buena y que servirá reducir el delito, pero consideró que debería existir una legislación similar en el resto de países de Centroamérica para combatir este crimen transnacional.

La nueva ley manda crear un registro de los Equipos de Terminales Móviles que operen en Guatemala, y regular todos los importadores, exportadores, comercializadores y usuarios de celulares.

Ordena regular la restricción de utilización de Equipos de Terminales Móviles que "han sido denunciados como robados, hurtados o reportados como extraviados en la prestación de servicios de telecomunicaciones móviles, para la debida protección de los derechos de los usuarios".

La normativa, aprobada por el voto de la mayoría de los diputados, establece también medidas para "la prevención y sanción de los delitos cometidos mediante el uso de Equipos Terminales Móviles".