Confirma presidente de Kenia 39 muertos y 150 heridos en ataque armado

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, confirmó hoy la muerte de 39 personas, incluidos miembros de su propia familia, y 150 heridos en el ataque armado en un exclusivo centro comercial de Nairobi, reivindicado por la milicia somalí Al-Shabab.

En un mensaje a la nación emitido la noche de este sábado, el mandatario condenó la brutal agresión contra civiles inocentes en el centro comercial Westgate de Nairobi, la capital keniana, y aseguró que están en curso medidas para castigar a los responsables.

Uhuru Kenyatta expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas y afirmó que se proporcionará toda la ayuda necesaria a las familias afectadas y a los heridos, antes de reconocer que él mismo perdió parientes cercanos en este ataque.

El presidente sostuvo que su gobierno está listo para defender a la nación y determinado a "cazar a los perpetradores" del ataque, aunque pidió a todos los kenianos mantener la calma y estar vigilantes, de acuerdo con reportes del diario local The Standard.

El mensaje del líder keniano llegó después de que el grupo armado somalí Al-Shabab asumió la responsabilidad por el ataque en el centro comercial a través de la red social Twitter.

La milicia islamista aseguró que el ataque es un mensaje al gobierno de Kenia para que retire todas sus tropas desplegadas en Somalia, y afirmó que sus hombres han matado a más personas dentro del Westgate que las reportadas las autoridades.

Al conocerse el mensaje de Al-Shabab, los órganos de seguridad kenianos daban cuenta de 30 muertos y más de 50 heridos.

Pese a la reivindicación de la milicia somalí, el ministro del Interior de Kenia, Joseph Ole Lenku, indicó que el gobierno no ha podido determinar en el terreno quiénes son los atacantes que permanecen atrincherados en el interior del inmueble.

El ataque comenzó la tarde de este sábado, cuando un grupo estimado por la policía en 10 hombres se introdujo en el centro comercial y disparó granadas y municiones en todas direcciones, suscitando una alerta inicial de robo.

Las fuerzas de seguridad arribaron al lugar y se desencadenó un tiroteo, que obligó a los atacantes a atrincherarse en el interior y a tomar un número aún incierto de rehenes para protegerse.

Las fuerzas del Ministerio de Defensa asumieron las operaciones para hacer frente a lo que ya se clasificó como una "acción terrorista", y detuvieron a un hombre herido por disparos, por sospechar que es parte del grupo armado.

El presunto agresor fue trasladado a un hospital de la capital keniana, donde falleció debido a la gravedad de sus lesiones, por lo que no pudo ser interrogado.

El enfrentamiento en el centro comercial continúa la noche de este sábado, de manera paralela a las maniobras de la policía para evacuar a los civiles que permanecen dentro del inmueble y cuyo número se desconoce.