Defendió con ímpetu Laureana Wright González la equidad de género

La intelectual mexicana Laureana Wright González, quien falleció el 22 de septiembre de 1896, fue una escritora adelantada a su tiempo y abogó por la equidad de género, proponiendo, entre otras acciones, el voto para la mujer.

Hija del estadounidense Santiago Wright y de la mexicana Eulalia González, Laureana nació el 4 de julio de 1846 en Taxco, Guerrero, pero vivió la mayor parte de su vida en la Ciudad de México, donde fue instruida en francés e inglés por profesores particulares.

Incursionó en el campo literario en 1865, siendo aún muy joven, al escribir "Poesía patriótica", poema que, al igual que los que creó durante su primera etapa, se caracterizó por resaltar su amor hacia la patria.

Tras contraer nupcias con Sebastián Kleinhans, un alemán alsaciano radicado en México, abandonó sus actividades literarias durante un año, cita el portal de Internet "www.diputados.gob.mx".

Su talento fue reconocido por personajes reconocidos de su época, por lo que en 1869, a petición de Manuel Acuña, se le nombró Miembro Honorario de la Sociedad Nezahualcóyotl y en 1872 ingresó a la Sociedad Científica "El Porvenir".

También, por iniciativa de Ignacio Ramírez "El Nigromante" y Francisco Pimentel, se le nombró socia del Liceo Hidalgo, institución que representaba la vanguardia de las bellas artes en México, y en 1885 se le reconoció como socia honoraria del Liceo Mexicano y del Liceo Altamirano de Oaxaca.

En 1884 su pensamiento encaminado a cambiar y mejorar la condición femenina la llevó a fundar uno de sus más grandes logros, la revista feminista "Violetas de Andhnar", en la cual propuso el voto para la mujer y la igualdad de derechos para ambos sexos.

Como parte de esta tarea, fundó el periódico "Mujeres de Anáhuac", en 1887, el cual se dedicó a difundir la cultura de la mujer mexicana, y con las biografías de mexicanas distinguidas que escribió en dicho diario, en 1910, se editó un volumen llamado "Mujeres notables mexicanas".

Laureana se caracterizó por ser una mujer de vigorosa inteligencia, en sus textos imperó la convicción de discutir sobre la educación femenina como el principio que demuestra la igualdad intelectual entre hombres y mujeres.

Sus ensayos trataron con cierta profundidad este tema y convocó a las mismas mujeres a que criticaran sus condiciones y el papel social que se les otorgaba.

La autora de "La emancipación de la mujer, por medio del estudio" (1891); "Educación errónea de la mujer y medio práctico para corregirla" (1892), y "Mujeres notables mexicanas" (1910), murió el 22 de septiembre de 1896 en la Ciudad de México.