Ven necesaria reforma energética para que se consolide Pemex

Pemex requiere una estrategia operativa, administrativa y financiera que realmente le permita reportar utilidades y sólo lo logrará con la reforma energética, aseveró el coordinador del PVEM en la Cámara de Diputados, Arturo Escobar y Vega.

El diputado federal por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) planteó que el futuro de la producción de petróleo y de gas en el país será determinante con los cambios que enfrentaría la paraestatal de aprobarse esa iniciativa.

Remarcó que la seguridad energética requiere una reforma para fortalecer la exploración de nuevos yacimientos en aguas profundas, con lo que el país se colocaría en el lugar que le corresponde como nación productora de hidrocarburos.

Escobar y Vega indicó que la reforma energética impulsará la producción de barriles de crudo, lo que provocará una realidad en los ingresos petroleros y llevará a una reorganización fiscal-financiera para promover la redistribución de los subsidios energéticos y el impulso decidido de las energías limpias y renovables.

Confió en que los esfuerzos para reformar Petróleos Mexicanos (Pemex) darán fruto en el corto y mediano plazos, una vez que la propuesta entre en operación y la paraestatal se consolide como una empresa que generará 500 mil millones de barriles de crudo en los próximos 20 años.

El legislador pevemista insistió en que con ello "se abre una oportunidad única para México y la dependencia que nuestro país tiene del petróleo se convertirá en una fortaleza a nivel internacional y comenzará a ser una potencia no sólo en el terreno energético y ambiental, sino en el terreno económico".

Subrayó que a nivel mundial sólo México y Corea del Norte mantienen un esquema cerrado para el sector energético.

En ese sentido enfatizó en la necesidad de que Pemex se asocie con empresas privadas para convertirse en la empresa más importante del país, impulsando su producción, exploración y explotación.

Destacó que con la reforma energética la paraestatal también dejaría de pagar una importante cantidad de impuestos que anualmente ingresan a las arcas de la nación, con los que se crearían planes agresivos de inversión para emprender proyectos que protejan esos recursos y regulen el capital privado.