Acusan al gobierno venezolano de colapsar el control cambiario

El economista y profesor universitario Alexander Guerrero responsabilizó hoy al gobierno y sus empresas importadoras de haber colapsado el control de cambio, con su avasallante y creciente demanda de dólares preferenciales

"Este descalabro ocurre precisamente en medio de una colosal crisis de balanza de pagos y fiscal", precisó el magister en Economía por la Universidad de Londres y catedrático de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV), en diálogo con Notimex.

Guerrero, indicó que el control de cambio, establecido como monopolio del gobierno sobre las divisas, no es más que una plataforma dirigida a destruir el sector privado, pues el mismo inhibe las exportaciones y estimula las importaciones.

Recordó que la expansión del gobierno y sus empresas como importadores conectó la crisis fiscal con la crisis por escasez de dólares, puesto que el gran demandante de dólares, en un 65.0 por ciento, es el gobierno, a través de sus empresas.

"La expansión del gasto público y la caída de la renta petrolera hicieron explotar el precio del dólar en los mercados paralelos, a los cuales han debido acudir los importadores privados, debiendo pagar elevados precios por la divisa", acotó el analista financiero.

El presidente de la consultora TecnoEconómica, resaltó que ahora, en un mercado sin dólares, y tras el fracaso del Sistema complementario de Adquisición de Divisas (Sicad) el gobierno pretende resolver el problema con el regreso del dólar permuta de la mano del Ministerio de Finanzas.

Aclaró que la permuta es un canje de activos, en nuestro caso entre bonos en dólares y bonos en bolívares, pero como el "dólar permuta" no es mercado de cambio, ya que allí no se cambian bolívares por dólares o viceversa, no tiene impacto monetario.

"El canje se efectúa en la frontera de ambas monedas, el que cambia bonos en bolívares por bonos en dólares, lo vende off shore donde recibe los dólares que le son transferidos a sus cuentas off shore", sentenció Guerrero.

Advirtió que como la permuta es arbitrada en los precios de los bonos en canje (bolívares/dólares) el precio de las divisas recibidas se situará en las fronteras del precio "natural" del dólar (paralelo), precisamente por la escasez de dólares.

"Si el gobierno fija el precio o arbitraje de la permuta, pasará lo mismo que con el Sicad, se convertirá en otro fiasco. El único chance de funcionamiento del dólar permuta se encuentra en que el diferencial de su precio con el paralelo sea mínimo", reafirmó.

Por tanto reiteró que ni el Banco Central de Venezuela, ni el Ministerio de Finanzas podrán desviar el precio del "dólar permuta" del precio natural porque la escasez de dólares no es cuento y la crisis de balanza de pagos sigue viva.

Finalmente, dijo que con el nuevo sistema el gobierno quiere esta vez traerse las cuentas privadas al Banco Central de Venezuela y al sistema financiero nacional, algo que podría inducir el riesgo de confiscación.