Descartan en España regular papel del Príncipe por operación del Rey

El gobierno español quiere dar una imagen de normalidad institucional absoluta, pese a la nueva operación a la que se va a someter el Rey Juan Carlos y no ve necesario regular el papel del Príncipe de Asturias, aseguró hoy el diario El País.

En su edición de este sábado, indicó que está descartada la abdicación y pese a que la nueva operación puede tener al monarca hasta con seis meses de baja, no quiere ni siquiera plantearse la posibilidad de desarrollar la ley que debería regular el papel del Príncipe, algo que la democracia española nunca ha hecho.

Aseguró que el Príncipe Felipe no tiene ningún aforamiento, ni papel orgánico, ni poder delegado, tanto es así que no viajará a la Cumbre Iberoamericana de Panamá, porque no puede sustituir a su padre, ya que sus funciones no son delegables.

El rotativo aseveró que fuentes del Ejecutivo detallaron que este asunto, debido a las múltiples convalecencias del Rey, está ya "muy trabajado" y por tanto no hay ningún problema institucional ni jurídico.

Entre las funciones básicas más urgentes del Rey está la firma de los decretos reales y distintas decisiones del gobierno y el monarca ya ha realizado esa firma muchas veces desde el hospital, y cuando está de viaje se le hace llegar.

Además, los miembros del Ejecutivo consultados en privado creen que no sería una buena salida, incluso aunque él estuviera dispuesto, porque no es el momento adecuado para una decisión de ese calibre, asentó.

Explicó que uno de los argumentos principales para el rechazo se basa en que aún quedan muchas incógnitas que despejar, en especial no se ha cerrado todavía el llamado Caso Urdangarin, que involucra al esposo de la Infanta Cristina en casos de corrupción.

Por su parte, el diario ABC sostuvo que la Casa del Rey aplicará durante esta nueva intervención del Rey la misma fórmula que utilizó en las anteriores, esto es que dejará de asistir a actos oficiales durante el tiempo que requiera su tratamiento, pero mantendrá sus funciones como monarca.

"Mientras tanto, el heredero de la Corona le representará en los actos en los que se considere conveniente, de la misma forma que ha venido haciendo en los últimos años, tras las diversas intervenciones a las que ha sido sometido el Rey", dijo.

Afirmó que pese a que la Constitución española prevé mecanismos como la Regencia, que consiste en una Jefatura del Estado que se ejerce de forma interina, provisional, transitoria y por mandato constitucional en nombre del Rey, no serán aplicados en esta ocasión.