Califica Corea del Sur de inhumano aplazamiento decretado por el Norte

Corea del Sur condenó hoy el aplazamiento impuesto por el Norte, con relación a la próxima reunión de familias divididas por la guerra, que estaba prevista para la próxima semana, y calificó la medida como una acción "inhumana".

El gobierno de Seúl en respuesta a la inesperada medida de Pyongyang advirtió que la medida conducirá a las relaciones intercoreanas a un "estado de confrontación", de acuerdo con la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

"Corea del Norte no tiene nada que ganar por la medida y la decisión puede desembocar en el retroceso de las relaciones hacia un estado de enfrentamiento", señaló Kim Eyi-do, portavoz del Ministerio de Unificación en un comunicado distribuido en la capital surcoreana.

Seúl también urgió a Pyongyang a que celebre la reunión de las familias separadas como se había acordado.

"Es muy lamentable que Corea del Norte pospuso unilateralmente la reunión, faltando sólo cuatro días para celebrarse", acotó el portavoz del Ministerio de Unificación

"El aplazamiento norcoreano destruyó el entusiasmo y la esperanza de casi 200 familias y merece la crítica como un acto inhumano", añadió.

Este iba a ser el primer encuentro entre algunas de estas familias en más de seis décadas y esta ronda de reuniones había sido acordada por Seúl y Pyongyang el pasado mes de agosto y justo una semana después de acordar la reapertura del polígono industrial de Kaesong.

Las dos Coreas iban a celebrar la reunión de las familias separadas del 25 al 30 de septiembre en el centro turístico de Kumgang, en lo que parecía un indicio de la "descongelación" de las relaciones entre Seúl y Pyongyang.

Sin embargo, el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea señaló que pospone la planeada reunión de las familias separadas por la Guerra de Corea de 1950-53, acusando a Corea del Sur de buscar la confrontación con su país.