Acuden votantes de la etnia tamil para elegir gobierno provisional

Los votantes de la etnia tamil, en el norte de Sri Lanka, acuden hoy a las urnas para formar su primer gobierno provincial, como un primer paso para conseguir una mayor autonomía regional después de décadas de una sangrienta guerra civil.

Más de 700 mil electores están registrados para elegir a 38 miembros del consejo provincial durante este proceso electoral que es visto por Naciones Unidas como una prueba crucial de la reconciliación entre los tamiles y la mayoría cingalesa, que controlan el gobierno.

La Alianza Nacional Tamil, brazo político del movimiento separatista, que postuló a C.V. Wigneswaran como su candidato a presidir el consejo, es la favorita para ganar los presentes comicios.

En la ciudad de Jaffna, capital de la provincia, a 400 kilómetros al norte de Colombo, se observaba una gran cantidad de personas que acudían a las urnas, pero en las zonas rurales la situación es diferentes, de acuerdo con diferentes reportes de la prensa local.

"En la mayoría de las zonas rurales, los militares están pidiendo a los votantes que no emitan su voto," señalaron voceros de la alianza. "También hay una gran campaña de desprestigio en contra de nosotros", añadió.

La elección fue promovida por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU como un paso hacia la reconciliación étnica en Sri Lanka después de casi cuatro décadas de enfrentamientos en los que murieron más de 100 mil personas

Las comicios llegan después de divisiones étnicas que se ampliaron con la guerra civil que terminó en 2009, cuando las tropas del gobierno aplastaron a los rebeldes de los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil, que lucharon para crear un estado independiente.

Al menos 80 mil personas perdieron la vida y las ciudades del norte, como en Jaffna, quedaron reducidas a escombros, tras 25 años de guerra.

La mayoría de los electores en el norte de Sri Lanka son de etnia tamil y muchos de ellos no ven con buenos ojos la presencia del Ejército en su región porque consideran que es una ocupación y acusan a los militares de haber cometido abusos en la fase final de la guerra.

El gobierno del presidente Mahinda Rajapaksa ha acusado a la alianza de estar retomando los llamamientos separatistas para hacerse con el poder.

El partido tamil se defiende con el argumento de que lo que quieren es recuperar su región dentro de un país unido.

El principal candidato de la alianza, C.V. Wigneswaran, ya ha dejado claro que su prioridad cuando llegue a gobernar será echar al Ejército del norte de Sri Lanka.

El presidente Rajapaksa y su Gobierno están sometido a una fuerte presión internacional para llevar ante la justicia a los acusados de crímenes de guerra cometidos al final del conflicto y para impulsar un verdadero proceso de reconciliación.