Suspende Corea del Norte encuentro entre familias divididas

Corea del Norte informó hoy que pospone indefinidamente la posibilidad de facilitar las reuniones entre las familias coreanas que fueron dividas entre la zona del norte y la del sur, tras la guerra de Corea (1950-1953).

En un comunicado, el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea señaló que la suspensión obedece a la hostilidad del gobierno de Seúl y hasta que "un ambiente normal pueda ser creado" se podrían realizar las reuniones entre las familias divididas.

"Las reuniones de familias y familiares separados entre el Norte y el Sur serán pospuestas hasta que pueda haber una atmósfera normal donde el diálogo y las negociaciones puedan celebrarse", anunció el Comité, que gestiona los lazos con el Sur.

"Mientras los conservadores del Sur traten las relaciones intercoreanas con hostilidad e insultos, cuestiones humanitarias como los encuentros de familias no se podrán arreglar", según reza el texto.

Pyongyang también prometió tomar "contramedidas decisivas" contra lo que se llama el intento surcoreano para iniciar la guerra contra su país, diciendo: "Los diálogos y la guerra no pueden coexistir nunca".

Las dos Coreas habían acordado celebrar una ronda de reuniones familiares en la pintoresca localidad del monte Kumgang del 25 al 30 de septiembre en una de una serie de señales de un aparente deshielo en las relaciones entre las dos partes.

Una delegación surcoreana, que incluyen a representantes de la Cruz Roja de Corea del Sur, se encontraban este sábado en Kumgang, ubicada en la costa este de Corea del Norte, para ultimar los detalles de las reuniones, ahora canceladas.

El Sur planeaba enviar 100 personas, junto con miembros de sus familias a las reuniones, que tendrían lugar la próxima semana, mientras que el Norte enviaría un número similar de personas.

Corea del Norte acusó al Sur de buscar la confrontación con la nación comunista, a pesar de que ambas partes ya habían limado asperezas luego que ayer se reabrió el complejo industrial de Kaesong, que Pyongyang cerró en forma unilateral en marzo pasado.

El Norte también pospuso las negociaciones previstas con el Sur para el 2 de octubre sobre la manera de volver a abrir la estación turística de montaña en Kumgang, otro proyecto conjunto que ha sido suspendido por el régimen comunista desde 2008 .

En el comunicado, el gobierno del líder Kim Jong-un acusó al Seúl de abusar de todos los diálogos y las negociaciones como medio para buscar la confrontación directa contra Pyongyang.

"El diálogo y la guerra nunca pueden ir juntos", reiteró el texto difundido por la agencia estatal de noticias norcoreana KCNA, de acuerdo con el servicio informativo de Yonhap

Millones de coreanos fueron separados de sus familias a raíz de la Guerra de Corea , que terminó con un alto el fuego, no un tratado de paz, dejando a las dos partes técnicamente en guerra.

Seúl y Pyongyang celebraron su primera reunión de familias separadas en 1985, y, después de 15 años de suspensión, organizaron 18 reuniones más, desde el año 2000 hasta el 2010.

Las reuniones han permitido reunirse en persona a más de tres mil 800 familias.