Suman 22 mil viviendas dañadas en Guerrero: Aguirre

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, dijo hoy que la tormenta Manuel dejó 59 municipios y 22 mil viviendas con daños.

De acuerdo con un comunicado, el mandatario estatal detalló que hasta hoy han sido trasladadas más de 20 mil personas a albergues temporales, y con el apoyo de 22 helicópteros fueron rescatadas más de 500 personas para llevarlas a zonas seguras.

Mencionó que tienen el reporte de 27 ríos desbordados y 32 carreteras dañadas, sin embargo, refirió que la ayuda ha empezado a llegar a los albergues de diversas zonas del estado, como La Montaña.

Aguirre Rivero señaló que las brigadas del Ejército, Marina, Policía Federal, Protección Civil de Guerrero y otras dependencias estatales y federales han abierto accesos para abastecer alimentos en las regiones de la entidad.

Aseguró que pese a lo atípico del fenómeno hidrometeorológico se ha podido llegar a las comunidades.

Refirió que en Tlapa ya inició la distribución de alimentos y ayuda para la Montaña, y algunas provisiones se llevan desde Puebla, en tanto que Tierra Caliente es abastecida a través del Estado de México.

En el caso de Chilpancingo, sostuvo, ya se tienen vías de comunicación abiertas, y desde ahí se atienden municipios de la Montaña Baja y de la zona Centro, que también tuvieron muchas afectaciones, como el caso de Ajuchitlán, Chichihualco y Tixtla, entre otros.

Aguirre Rivero afirmó que no habrá desabasto de alimentos, y recordó que hoy llegó al puerto de Acapulco el barco "Zapoteco" de la Armada de México, con alimentos y cobijas, en tanto que llegará también el "Montes Azules", que también trae mercancías para abastecer a los centros de autoservicio del puerto de Acapulco.

Confirmó que se prepara un plan para que se disponga de reserva territorial, para reubicar comunidades en el estado, como en el caso de Chilpancingo y La Pintada, todo ello a través del diálogo con los pobladores

Añadió que La Universidad Autónoma de Guerrero y del gobierno del estado iniciaron el levantamiento de un censo para verificar y cuantificar daños, a fin de rehabilitar o reconstruir los inmuebles, a través de un programa temporal de empleo.

"Hoy el operativo ha sido gigantesco; le estamos dando preferencia al rescate de la gente, pues todavía hay personas en peligro; lo segundo es bajar de inmediato la ayuda, las despensas y de ahí saltarnos a otra comunidad. A algunos se les han aventado desde el helicóptero los víveres", dijo.