Detiene Rusia barco de Greenpeace para investigar presunta "piratería"

Autoridades de Rusia informaron hoy que incautaron un barco rompehielos de la organización ambientalista Greenpeace para ser investigado por presunta "piratería", después de un ataque a una plataforma de la petrolera rusa Gazprom.

La embarcación está siendo remolcada desde el Mar de Pechora, en el Ártico, hacia el puerto ruso de Murmansk, a donde se espera que llegue a principios de la semana próxima, indicaron funcionarios del servicio de guardia fronteriza.

El rompehielos Arctic Sunrise de Greenpeace se acercó a la plataforma petrolera el pasado miércoles y dos activistas comenzaron a escalar, por lo que fueron detenidos debido a que su acción "tenía signos de piratería", señaló el Comité de Investigación de Rusia.

Los dos activistas fueron detenidos por la guardia fronteriza, que también incautó el barco tras recibir una denuncia de los hechos, de acuerdo con despachos de la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

El remolque del rompehielos a Murmansk fue necesario ya que el capitán se negó a conducirlo hasta el puerto y se requiere una valoración jurídica de las acciones de Greenpeace por parte de investigadores calificados en la ciudad.

La organización ambientalista denunció la detención de sus activistas y de su embarcación, asegurando que fueron tomados a punta de pistola, y negó toda acusación de piratería, delito que la legislación rusa castiga con hasta 15 años de prisión.

La acusación tiene peso legal para la incautación del Arctic Sunrise, indicaron las autoridades rusas y explicaron que la ley internacional permite a un país detener a un barco que enarbole bandera de otra nación si se sospecha que está involucrado en piratería.

El rompehielos entra en esa legislación, pues técnicamente es un barco, añadieron.

Greenpeace pidió a Rusia que libere el barco y a sus activistas, y argumentó que su rompehielos estaba en aguas internacionales.