Lluvias afectan más de 300 mil hectáreas recuperables: Sagarpa

El secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez, informó que las fuertes lluvias han devastado al ciento por ciento algunas zonas agrícolas de Guerrero y del Pánuco, pero aclaró que no puede decirse que el campo mexicano esté en situación de emergencia.

Entrevistado al salir de una reunión con productores de caña, dijo que se están realizando los censos de las áreas dañadas en los estados más afectados por las tormentas "Manuel" e "Ingrid", para decidir las acciones a tomar.

Tras la reunión efectuada en la Secretaría de Gobernación, lamentó la pérdida de vidas humanas y del patrimonio de muchos mexicanos a consecuencia de los fenómenos meteorológicos de los últimos días, e hizo un balance de los daños que se tienen en el campo nacional.

"Hemos tenido una afectación en 300 (mil)-400 mil hectáreas que se pueden recuperar, la caña ahora se nos inundó, pero seguramente esto le va a servir -la humedad-, para que se produzca mejor, igual la zona sorguera.

Planteó que hay pérdidas del ciento por ciento, por lo que "hay que apoyar a los productores, pero las otras 20 millones de hectáreas están en una situación mejor porque tuvimos una sequía prolongada y esto viene a recuperar un poco nuestros campos".

Enrique Martínez y Martínez señaló que en los casos procedentes se aplicará el seguro con que se cuenta, y por tal motivo los censos que se realizan les ayudarán a saber cuántas de las zonas siniestradas entran en las zonas que cubre el seguro.

"Tenemos seguro para 12 millones de hectáreas y 10 millones de cabezas de ganado, estamos trabajando con los gobiernos de los estados para ver qué parcelas están en áreas siniestrados y ver si podemos usar el seguro", indicó.

Detalló que se está censando el cultivo de caña de azúcar, de sorgo, de maíz y de otros productos en estados como Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Sinaloa, Nayarit y Colima.

Sobre la reunión con los cañeros, mencionó que la próxima semana se les informará cómo y hasta cuánto el gobierno federal puede apoyar a este sector que se ha visto afectado por la caída en los precios de este producto.

Recordó que en la zafra 2012-2013 se alcanzó una cifra récord de siete millones de toneladas, y eso generó que bajara el precio que se le paga al productor, pero no al consumidor.

El secretario de Agricultura manifestó que los subsidios son una parte para atender el problema, y la otra es la de instrumentar programas a mediano plazo, como el de producir etanol con la caña de azúcar.

En ese sentido, el presidente de la Unión de Cañeros, Carlos Blackaller, subrayó que se requiere del apoyo gubernamental para superar esta crisis por la caída de 40 por ciento en el precio de la caña, y mantener con vida a 227 municipios que siembran este producto.