Insta CEDH-Puebla a la reflexión en Día Internacional de la Paz

El secretario técnico ejecutivo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Víctor Vázquez Juárez, consideró que conmemorar el Día Internacional de la Paz constituye una forma de reflexionar sobre este derecho y las acciones que se deben llevar a cabo.

En entrevista con Notimex, señaló que hay una pelea continua de los derechos humanos, al indicar que aunque la CEDH no lleva inserto el nombre de paz, todas las acciones tratan de buscar ese objetivo o hacer que el conflicto se resuelva, conciliar las diferencias entre la autoridad y los gobernados.

El 21 de septiembre "es un día internacional de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para reflexionar sobre este derecho a la paz y las acciones que se deben llevar a cabo", expuso.

Refirió que es una tarea continua, el estar promoviendo valores en las escuelas y el respeto a la ley con las autoridades, para una cultura con la sociedad y la familia".

Víctor Vázquez enfatizó que falta mucho para tener esa cultura del respeto hacia la otra persona y de un estado a otro, de autoridades hacia el particular, del maestro al alumno, entre otros.

El Día Internacional de la Paz es para recordar la Segunda Guerra Mundial, "pero se puede extrapolar en dos personas, para ver qué se tiene que hacer para respetar el derecho de otra persona, lo cual falta mucho", dijo.

Refirió que no hay datos sensibles para comprobar el aumento o disminución sobre los conflictos y generar la paz, sin embargo, sí hay una manera escalonada para contribuir a que no se tengan.

Vázquez Juárez destacó que México tiene avances importantes en la materia, muestra de ello es su integración a la Comisión de Derechos Humanos en la ONU, lo cual consideró es un signo positivo, asimismo la firma de tratados internacionales relacionados con esa intención del respeto al derecho humanos de las personas.

Enfatizó que otro punto a destacar es la reforma constitucional de julio de 2011, en el sentido que al cambio de denominación garantías individuales respecto a los derechos humanos, lo cual implica que las autoridades y la ciudadanía tienen que promover esos derechos para un clima de paz y tranquilidad.

Es importante "que México forme parte de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y la firma de tratados internacionales, con el fin de respetar los ordenamientos y la reforma constitucional, que permea el sistema jurídico mexicano", expuso.

Agregó que esos son pasos loables que generan una cultura distinta, en donde el sistema educativo tiene que cambiar, así como el jurídico tiene que hacer lo propio en el respeto al derecho humano.

Detalló que la obstrucción para la paz es la apatía, al no querer participar o apoyar, puesto que hasta cuando se tiene un problema que afecta directamente a la persona es cuando dice reclama los derechos.

"Hay falta de interés por el otro, en donde se pelean los derechos, pero también hay deberes, la cultura que se tiene está muy alejada de situaciones en donde se pelean derechos y se cumplen las obligaciones", señaló.

Enfatizó que faltan herramientas para poder construir la paz, las cuales se requieren, incluso para dar a los alumnos cómo resolver sus problemas y no llegar a los golpes.