Considera FAO que combate al hambre en México empezó por buen camino

El combate al hambre en México comenzó por buen camino, pues lo primero es tener un gobierno comprometido, que pacte con las fuerzas políticas y sociales un acuerdo para blindar de cualquier intervención político electoral los programas destinados a ese objetivo, aseguró José Graziano Da Silva.

El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) aseveró que el hambre está por encima de esos temas de conyuntura, y por eso el blindaje necesita también tener recursos asignados.

En conferencia dijo que se necesita una estructura de leyes e instituciones que respalden las acciones contra el hambre, de ahí que advirtió a diputados y senadores "la necesidad de un frente parlamentario activo para respaldar la Cruzada en leyes".

Graziano Da Silva subrayó que se requiere convertir "el derecho a la alimentación en un derecho del ciudadano mexicano, y no una caridad o regalo del Estado", ni en una política clientelista como trata al tema de la asistencia alimentaria.

La FAO, añadió, está aportando el apoyo a la Cruzada Nacional contra el Hambre, y "México tiene un deber de contribuir para mejorar el desarrollo de la agricultura en Centroamérica".

En el acto, el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez y Martínez, destacó que todos los programas que maneja la dependencia a su están blindados en el aspecto político electoral.

"Estamos convencidos en la Secretaría que las elecciones se ganan con buenos candidatos, con ofertas políticas, con buen desempeño y no con programas. Tenemos que tener ese cuidado", argumentó.

Por otra parte, refirió que la reforma para el campo va encaminada en los términos que el Pacto de por México ha establecido, y una parte importante de esta es hacer un análisis profundo de las leyes, mejorarlas, porque el sector está sobrerreglamentado

Martínez y Martínez abundó que existen decenas de leyes y normas que en lugar de estimular la producción la inhiben, por lo que es necesario hacer una revisión jurídica a fondo.

Respecto a la sequía, mencionó que esta no sólo afecta la cruzada contra el hambre, sino también la producción de alimentos básicos. En ganadería, se está despoblando el hato ganadero.

"Se está dando el binomio explosivo, que hay sequía prolongada, que no hay comida en el campo mexicano y por el otro el otro lado hay muy buen precio de la carne en el mercado", reconoció.

Si embargo, enfatizó que mediante programas se está "atacando esta problemática de los ganaderos".