Urge diputada a asegurar atención integral de la población infantil

La diputada federal Paloma Villaseñor Vargas planteó que para proteger los derechos de los niños se requieren políticas coordinadas entre sectores, así como recursos suficientes que aseguren una atención integral, adecuada y oportuna de las necesidades de ese segmento en salud, educación y cultura.

La secretaria de la Comisión de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados expuso que la sociedad en su conjunto debe comprender que la infancia mexicana debe tener iguales oportunidades, compartiendo tiempos y espacios con sus iguales, con y sin discapacidad, participando en el mundo sin discriminación.

La legisladora priista reconoció la labor de Estado mexicano sobre el tema, pues ha suscrito muchos instrumentos internacionales en materia de derechos humanos, algunos de los cuales se refieren concretamente a los que involucran a los niñas, niños y adolescentes.

Destacó que en la actualidad se da reconocimiento a los derechos humanos de la infancia como un grupo diferente al de las personas adultas, en el que se establece que las niñas, los niños y los adolescentes son sujetos plenos de derechos.

Lo cual, dijo, significa un cambio fundamental en la percepción de la infancia ya que se pasa de la idea del "menor" como objeto de compasión-represión, a la de la infancia-adolescencia, como sujetos plenos de derechos, es decir que cuentan ya con personalidad jurídica.

En entrevista, Villaseñor Vargas destacó que en el caso del grupo con discapacidad se requieren medidas de protección específicas por estar en más condición de riesgo respecto a otros sectores.

De manera independiente de su condición de género, edad u otros aspectos, agregó, es imperioso enfatizar las condiciones particulares de discriminación y exclusión a las que están expuestos los niños y las niñas y, por ende, subrayar aquellas medidas específicas que deben impulsarse para atender de forma adecuada sus necesidades.

Urgió a retomar los elementos contenidos en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad como la dignidad inherente a la persona, la inclusión del niño y la niña en la comunidad, la atención temprana de sus necesidades y el acceso a los servicios.

Paloma Villaseñor subrayó que para comprender a profundidad la situación de la niñez con discapacidad es fundamental tener presente que la gran mayoría de esas personas en todo el mundo tienen desde la infancia dificultades para acceder a los servicios en general.

Alertó que en el caso de la niñez con discapacidad las cifras son condenatorias y citó que según las Naciones Unidas 98 por ciento de los niños en esa situación en los países en desarrollo no asiste a la escuela, cantidad que se incrementa cuando se trata de las niñas.

Externó que, en general, la falta de atención a ese grupo y a que se asocie la discapacidad al analfabetismo, a la mala nutrición, a la falta de acceso al agua potable, a la tasa baja de inmunización contra enfermedades y las peligrosas condiciones de trabajo remite a las cifras de mortalidad de la niñez con discapacidad, condiciones todas que deben conducir a la reflexión.