Apoyan afrodescendientes colombianos diálogos de paz con FARC

La comunidad afrodescendiente de Colombia expresó hoy su apoyo a los diálogos de paz que desde noviembre pasado sostienen en Cuba el gobierno de Juan Manuel Santos y las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La presidenta de la Asociación Nacional de Alcaldes y Gobernadores de Municipios y Departamentos con mayoría de Población Afrodescendientes (Amunafro), Zulia Mena García, dijo a periodistas locales que ellos le apuestan al éxito de los diálogos de paz.

"Siempre hemos deseado vivir libres, en paz, con prosperidad y justicia social, que es lo fundamental que nos convoca en esta Cumbre", indicó.

Mena García participa en la III Cumbre Mundial de Alcaldes y Mandatarios Afrodescendientes, que se realiza desde el 12 de septiembre en la suroccidental ciudad de Cali.

El gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) negocian una salida al conflicto armado interno, que ha dejado más de 220 mil muertos y los sectores más afectados son los campesinos, indígenas y las comunidades afrodescendientes.

Mena García, por otra parte, llamó al presidente Santos para que "no desfallezca en su lucha por la soberanía de Colombia", en el caso del conflicto con Nicaragua por las áreas marítimas que concedió un fallo de la Corte de Justicia de La Haya al país centroamericano.

"No permita, señor presidente, que se desintegre el país con la pérdida de 70 mil kilómetros de ese territorio, nuestros hermanos sanandresanos quieren seguir siendo raizales", dijo la dirigente.

El 6 de diciembre de 2001, Nicaragua presentó una demanda contra Colombia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, alegando la invalidez del Tratado de 1928 y reclamando la soberanía sobre el Archipiélago de San Andrés.

El 19 de noviembre pasado, la CIJ consideró que Colombia tiene soberanía territorial sobre las Islas de San Andrés, Providencia, Santa Catalina, y los cayos de Roncador y Quitasueño.

Sin embargo, el fallo del organismo internacional le entregó a Nicaragua soberanía sobre una zona marítima importante, ubicada sobre el meridiano 82, considerada una plataforma económica esencial para Colombia.