Mueren cuatro civiles tras atentado en Afganistán

Al menos cuatro personas murieron y seis resultaron heridas la mañana de este sábado en un ataque con coche bomba en la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, reportó un vocero del gobierno local.

Según los informes, el atentado tuvo lugar cerca del campo de aviación de Kandahar y el objetivo principal era un convoy de las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y soldados del ejército afgano.

Javid Fiasal, portavoz del gobernador, precisó que el ataque tuvo lugar cerca del aeropuerto de Kandahar a las 09:30 horas locales (05:00 GMT).

"El objetivo del suicida eran las fuerzas extranjeras, pero su auto explotó prematuramente. Cuatro civiles murieron, entre ellos dos niños y una mujer. Otros seis hombres fueron heridos", anotó.

El general Abdul Hameed Hameed, comandante del cuerpo militar de un regimiento local, señaló a la agencia afgana de noticias PAN (Pajhwok Afghan News) que el suicida enfiló su automóvil cuando se acercaba el convoy, pero las fuerzas no sufrieron bajas.

Un atacante suicida que conducía un sedan Toyota detonó su vehículo en el distrito de Daman, en la carretera de la ciudad de Kandahar a Spin Boldak, en la frontera con Pakistán.

Los residentes locales y testigos en la zona confirmaron que un convoy de las tropas de la OTAN y las fuerzas del Ejército Nacional Afgano (ANA) estaba cruzando la zona cuando se produjo el incidente.

El portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, reivindicó la responsabilidad del ataque, que ocurrió tres o cuatro kilómetros del aeropuerto de Kandahar, una base importante para las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán.

Los talibanes son fuertes en el sur de Afganistán, donde la mayoría de las personas son pashtunes, el grupo étnico que domina el movimiento militante.

Este ataque se produce 24 horas después de que el viernes por la mañana los talibanes lanzaron un ataque contra un edificio del consulado de Estados Unidos en la provincia occidental de Herat, con un saldo de siete muertos y 17 heridos.

"Nuestro objetivo era demostrar a los estadunidenses que no están seguros en ningún lugar de este país", señaló ayer el portavoz insurgente Qari Yusuf Ahmadi, en un correo electrónico enviado a la prensa internacional.