Debate sobre seguridad deriva en reproches entre diputados

Lo que comenzó como un ríspido debate entre priistas y panistas en la Cámara de Diputados por el tema de seguridad en la Glosa del Primer Informe del Gobierno, derivó en un conato de golpes y terminó con reproches y alusiones personales entre integrantes del PVEM y Movimiento Ciudadano.

Cuando se debatía el tema de política interior, desde tribuna la diputada neoleonesa del Partido Acción Nacional (PAN), Consuelo Argüelles Loya, consideró que a pesar de la actitud responsable de la oposición, el gobierno no ha tenido acciones concretas en materia de seguridad y señaló el surgimiento de los llamados grupos de autodefensa como una muestra de la falta de control.

En respuesta, el legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Alejandro Moreno Cárdenas, reprochó la estrategia de seguridad de la administración pasada, encabezada por el PAN, y señaló que el actual gobierno federal tiene una visión transformadora. Pero agregó:

"No nos echen la culpa de su ineficiencia e ineficacia y de su falta de resultados para gobernar, por eso el pueblo de México les dio la espalda y perdieron la presidencia de la República. En el PAN son una muy buena oposición por eso están ahí porque son muy malos para gobernar".

Tras estas declaraciones, desde su curul el panista Gerardo Peña Avilés increpó al priista y posteriormente, visiblemente enojado se acercó hasta la tribuna.

En tanto, el diputado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Enrique Aubry de Castro se acercó hasta las curules del PAN a reclamar, y se hizo de palabras con el legislador albiazul Germán Pacheco Díaz.

A la discusión se sumó la panista de Tlaxcala, Leonor Romero Sevilla, quien gritó y manoteó al ecologista, hubo algunos empujones pero legisladores de ambos partidos intervinieron para evitar que el pleito pasara a mayores.

Las cosas se calmaron relativamente, mientras al otro extremo del salón de Plenos, el vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja tomó la palabra desde su curul y lamentó el "espectáculo" entre panistas y priistas, a quienes comparó con un "mal matrimonio".

El presidente de la Mesa Directiva, el panista Ricardo Anaya Cortés, llamó al orden y siguió dirigiendo la sesión. Sin pestañar leyó los nombres de los diputados inscritos para dar el posicionamiento sobre política exterior, que era el siguiente tema de la glosa.

Pero una vez iniciado el debate, la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Malú Mícher Camarena, pidió a la Mesa Directiva tomar cartas en el asunto y exigió que se diera una disculpa pública por el conato de violencia.

"No podemos permitir que ningún grupo parlamentario tengamos la mecha cortita y vengamos agredir. La violencia no la vamos a tolerar y menos la violencia contra las mujeres", señaló la perredista, y a la petición se sumó la panista Esther Quintana Salinas.

Tras ello, el coordinador del PVEM, Arturo Escobar y Vega dio la razón a las diputadas y se disculpó a nombre de su bancada, pero también aprovechó para recordar al diputado Mejía Berdeja su pasado priista y tacharlo de "mal agradecido".

Mejía Berdeja, dirigiéndose todo el tiempo al presidente de la Mesa Directiva, justificó su salida del PRI, y aseguró que Movimiento Ciudadano es un partido opositor abierto y no un "satélite ni rémora del PRI".

En respuesta Escobar y Vega lo retó a debatir sobre "cualquier tema", cosa que Mejía Berdeja aceptó, mientras que el diputado del PVEM, Ricardo Astudillo Suárez, tomó la palabra y descartó ser un "partido satélite", y refrendó su capacidad probada de gobernar y ser votado.

El presidente de la Mesa Directiva continuó con la glosa del primer Informe Presidencial de Enrique Peña Nieto, y recordó que todas las intervenciones sobre este enfrentamiento quedaron registradas en el Diario de Debates.