Mala educación por baja preparación docente y pobres resultados:padres

Los padres de familia señalaron que la calidad de la educación en México es deficiente por mala preparación de los docentes, falta de consecuencia ante malos resultados e intereses de sindicatos, señala un estudio cualitativo elaborado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México.

La directora de dicho centro, Mercedes Poiré, dio a conocer que el estudio incluyó ocho sesiones de grupo desarrolladas en las ciudades de México; Guadalajara, Jalisco; Reynosa, Tamaulipas, y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Refirió que de acuerdo a las respuestas, los padres consideraron que la responsabilidad de esa situación recae en una insuficiente calidad, que atribuyen a una mala preparación docente.

También a que no existen consecuencias en profesores ni en alumnos si no alcanzan los niveles requeridos, que los planes de estudio son a corto plazo, que se heredan las plazas magisteriales y a la mala actuación de algunos sindicatos, en ese orden.

"Todos están clarísimos de que es fundamental evaluar más, pero con consecuencias tanto para los mentores como para los estudiantes, porque advierten que ahora no las hay, que las evaluaciones están amañadas o no están bien orientadas y hay corrupción y falta de ética en su aplicación", indicó.

Dio a conocer que los progenitores urgen a que se evalúen en los alumnos aspectos como ética y valores, competencias, lectura, comprensión lectora, comprensión de conceptos, aprendizaje, tecnología y conocimientos en general, en ese orden.

El estudio se realizó con padres y madres de familia que tienen hijos en todos los niveles educativos, tanto en escuelas privadas como en públicas. "Buscábamos contrastes. En cambio, encontramos coincidencias. Hay una percepción muy homogénea, aunque sí existen algunos matices menores", añadió Poiré Romero.

Sobre la accesibilidad, dijo, los entrevistados opinaron que no hay suficientes opciones para todos, lo que atribuyen a un asunto de sobrepoblación porque la oferta es deficiente, y es mucho más grave para quienes tienen a sus hijos en la preparatoria y la universidad.

"Hay una percepción de que en primaria y secundaria todavía existen suficientes opciones, pero no así en preparatoria y universidad", mencionó.

Respecto al tema de la deserción, que aumenta conforme avanza el nivel educativo, los padres lo atribuyen antes que nada a razones económicas; de hecho, en la frontera respondieron que para muchos jóvenes resulta más atractivo delinquir que estudiar.

También señalaron la desintegración familiar y las bases poco sólidas de los alumnos, debido a que avanzan de año a pesar de no tener los suficientes conocimientos.

Como debilidades y problemas que se perciben en el sistema educativo se incluye la falta de exigencia de los padres, tanto en relación a sus hijos como a las escuelas -sobre todo las públicas-, a la relajación de la disciplina y la falta de compromiso de muchos mentores.

Destaca que los padres, sin excepción, esperan que los hijos alcancen como mínimo estudios de licenciatura, aunque lo ideal es maestría o doctorado.

Las razones que argumentan es que se requiere más preparación debido al entorno laboral complejo, la necesidad de tener mayores ingresos, ampliar las opciones de vida, mejorar las oportunidades y tener una apertura de mentalidad y cultural.

Además y sin excepción, todos desean que los hijos sepan como mínimo inglés, además del español.