Expresa Irán voluntad de cooperar con AIEA sobre su programa nuclear

El nuevo embajador de Irán ante la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Reza Najafi, manifestó hoy en Viena "la firme voluntad" de su país de cooperar con el organismo para aclarar dudas respecto a su polémico programa nuclear.

No obstante, Najari reiteró la posición de que Irán no abandonará lo que considera su legítimo derecho a un programa de energía nuclear pacífico, según medios occidentales.

"En base a los derechos y obligaciones reconocidos bajo el Tratado de No Proliferación, Irán está listo a participar fielmente y eliminar cualquier ambigüedad sobre sus actividades nucleares", dijo Najafi en su primer discurso en una reunión de la Junta de Gobernadores de la AIEA.

Insistió en que la república islámica desea cooperar "de buena fe para encontrar las modalidades para superar asuntos existentes de una vez por todas", pero aseguró que Teherán nunca comprometerá su "inalienable derecho a desarrollar su programa nuclear".

El diplomático iraní y experto en armas manifestó que existe una voluntad política férrea del lado de su país para "interactuar constructivamente" sobre el tema nuclear.

"Esperamos trabajar de cerca con el director general de la AIEA, Yukiya Amano y su equipo en los próximos días", agregó.

Diplomáticos occidentales recibieron con agrado las declaraciones del embajador iraní, las cuales consideraron un cambio de tono, aunque también esperan un cambio concreto tras la elección en junio pasado del nuevo presidente iraní, Hasán Rohaní.

La AIEA ha mantenido 10 rondas de conversaciones con Irán desde comienzos de 2012 y prevé celebrar una nueva el próximo 27 de septiembre en Viena, considerada por los países occidentales como una prueba clave para conocer las intenciones del nuevo presidente iraní.

La nueva ronda de negociaciones tiene como objetivo encontrar una modalidad para intensificar sus inspecciones y esclarecer así las posibles dimensiones militares del programa nuclear iraní.

Estados Unidos, Israel y otros países han acusado a Irán de desarrollar armas nucleares bajo la cubierta de sus planes de energía nuclear, una acusación que Teherán niega con firmeza y ha rechazado reiteradamente.