Alertan sobre perjuicios a niños cuyos padres son deportados

El estrés al que se encuentran sometidos los padres de familia por su probabilidad de deportación puede tener un efecto dramático en los niños; y aún sin haber ocurrido alguna, el estatus de indocumentados y la expulsión de alguno de ellos tiene un impacto mayor.

De acuerdo con el informe titulado "Diálogo Binacional sobre Migrantes Mexicanos en Estados Unidos y México" en la que participaron 28 expertos de ambos países, encabezados por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) y la Universidad de Georgetown.

El profesor del CIESAS, Agustín Escobar Latapí, al dar a conocer el estudio, señaló que de acuerdo con el DHS (Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos), entre 1998 y 2007 fueron deportados 108 mil 434 padres extranjeros de menores estadunidenses.

El también investigador consideró que esta cifra se trata de una subestimación, y por otra parte, las deportaciones han sido mayores con posterioridad.

A los hijos de padres deportados los suelen cuidar otros parientes. Sin embargo, esto no siempre es factible y pasan periodos variables bajo la autoridad de los servicios de protección de menores, posiblemente separados para siempre de sus progenitores.

"La separación y la entrega en custodia a cargo de los servicios de protección de menores es un acto contrario a sus intereses, si hay un hogar de parientes capaz de mantenerlos y educarlos", dijo.

Por tanto, es imperativo reforzar la cooperación bilateral para proteger a los infantes. Las agencias de Estados Unidos deben responder por el bienestar de los hijos de padres detenidos o deportados, acotó el especialista.