Otorga Senado a CNDH facultad para supervisar los penales

El Senado de la República aprobó una reforma que faculta a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para supervisar el Sistema de Reinserción Social, mediante la elaboración de un diagnóstico anual.

La CNDH podrá incluir en dicho diagnóstico las evaluaciones que ponderen datos estadísticos sobre número, causas y efectos de homicidios, riñas, motines, desórdenes, abusos y quejas documentadas en prisiones, centros de detención y retención federales y locales.

El diagnóstico se hará del conocimiento de las dependencias federales y locales competentes, para que elaboren, con opinión de la CNDH, las políticas públicas tendientes a garantizar el respeto de los derechos humanos de los internos.

En la exposición de motivos, los senadores destacaron que el Sistema Penitenciario es uno de los componentes de la seguridad pública que acusan más rezago y abandono, y que buena parte de los delitos que tienen que ver con la extorsión y el secuestro de personas se operan dentro de los centros de reclusión.

En este rubro, planes y programas de diferentes niveles de gobierno "se han visto frustrados por la corrupción, la improvisación y la falta de continuidad, y el sistema no readapta, no capacita para el trabajo, no dignifica a la persona, no logra la reparación de daños a las víctimas ni a la sociedad", admitieron.

Dicha situación representa un gran costo social, ya que los penales se convierten en "universidades del crimen" y en generadores de una violencia incontenible.

El dictamen destaca que el exceso de población penitenciaria en México supera los 56 mil espacios, 28 cárceles concentran 50 por ciento de los reos y cuatro de las cinco prisiones de máxima seguridad están a su máxima capacidad.

De acuerdo con la CNDH, en la mayoría de los reclusorios hay graves problemas estructurales que ocasionan violaciones sistemáticas a los derechos humanos de los internos, y no se cumple con el propósito de que las penas privativas de libertad protejan a la sociedad contra el crimen.

Señalaron que en el gobierno se cuenta con información de los Centros Federales de Prevención y Readaptación, pero no hay estadísticas confiables de lo que pasa en las cárceles estatales y municipales.

La senadora del Partido Acción Nacional, Mariana Gómez del Campo Gurza, precisó que además de aportar datos estadísticos, que actualmente no están homogeneizados, el diagnóstico recabará información valiosa para conocer la tendencia delictiva en las prisiones.

"No podemos seguir contando simplemente con la información que los mismos reclusos suben a las redes sociales, y enterarnos de mucho de lo que pasa, no sólo en las cárceles del Distrito Federal, sino de todo el país, por testimonios de quienes ahí se encuentran en riesgo de perder su vida", enfatizó.