Dan "probadita" del espectáculo "¡Celebrando el corazón de México!"

A través de un mosaico dancístico colmado de la tradición y el folclor de diversos estados de la República, el Ballet de Amalia Hernández invadió los pasillos de un reconocido centro comercial de Reforma, a fin de dar una "probadita" de lo que será su espectáculo "¡Celebrando el corazón de México!", que montarán el 14 de septiembre en el Auditorio Nacional.

Ante la mirada atónita de un gran número de asistentes -algunos ubicados alrededor de un pequeño entarimado y otros postrados sobre los pasillos-, 12 bailarines presentaron un total de seis cuadros coreográficos, al ritmo de la música popular que se interpretaba en vivo.

El "showcase" comenzó cuando un charro apareció en escena, mostrando su destacada destreza con la cuerda.

Luego de algunos minutos de dar cuenta del arte de la charrería, que conjunta fuerza, movimiento, energía y pasión, el charro se hizo acompañar de una bailarina, y juntos interpretaron el primer cuadro dancístico.

Para ese entonces, decenas de espectadores -en su mayoría jóvenes- capturaban con sus celulares el virtuosismo de ambos artistas.

Las ovaciones no se hicieron esperar, y el programa continuó con una pieza en la que dos bailarines, ataviados con elegantes trajes típicos, mostraron admirable talento, tanto en lo coreográfico como en lo histriónico.

Otros de los bailes regionales que fueron interpretados son: "Las olas", "La morena", "El canelo", "El coco", "El colas" y "El negrito del batey", los cuales fueron fuertemente ovacionados.

Tras la presentación, los bailarines posaron para la foto del recuerdo, no sin antes recordarles a los espectadores que el 14 de septiembre, en el coloso de Reforma, ofrecerán una función de "¡Celebrando el corazón de México!".

La bailarina y coreógrafa Amalia Hernández, quien fundó en 1952 el Ballet Folklórico de México, comenzó desde muy joven una búsqueda permanente por rescatar las tradiciones dancísticas de México.

Lo que se convirtió en una necesidad vital por proyectar a México y a todo el mundo, la belleza del universo en movimiento a partir de las culturas precolombinas y las influencias españolas en la época del Virreinato, así como la fuerza popular de los tiempos revolucionarios.